puntos de recarga CCS

En 2013 Europa dio carpetazo a los cargadores CHAdeMO, el usado por vehículos como el Nissan Leaf, e impuso un estándar, el CCS, cuya principal ventaja es que permite en la misma toma realizar cargas rápidas y lentas, es digamos, casi universal. En aquel momento no habría prácticamente modelos compatibles, pero ahora lo son casi todos.

La situación de estos puntos de recarga en Europa es muy interesante, existen países que han apostado fuertemente por sembrar sus calles con estos puntos para que el usuario del coche eléctrico pueda comprarlo con la tranquilidad de que tendrá una infraestructura mínima. Este es el caso de Noruega, Reino Unido y Alemania.

Europa apuesta por CCS y Japón por CHAdeMO.

La web ccs-map.eu recoge en tiempo real la ubicación de los puntos de recarga CCS en Europa y también la evolución de los países en número de instalaciones por mes, y los datos son demasiado catastróficos para España. Tan solo cuenta con 11 puntos CCS, 10 en Barcelona y 1 en Madrid (en la sede de BMW además). ¿Triste verdad? Para que os pongáis en perspectiva: ya existen más 900 en Europa, ni el 1% en España.

Esta es la evolución y situación actual de los puntos de recarga CCS en Europa, con un mes de abril espectacular para Reino Unido (+47), que confirma su fuerte apuesta por la movilidad eléctrica. No será raro que en este país las ventas de coches eléctricos se disparen en los próximos meses ya que el usuario tendrá la tranquilidad de que el Gobierno está apostando por ello.

Reino Unido, Alemania y Noruega copan el 57% de los cargadores CCS.

La mayoría de estos 927 puntos de recarga CCS están abiertos 24/7, 815 en concreto, y el resto o bien no disponen de esa información o tienen un horario restringido.

Si damos un vistazo a la alternativa, a los puntos de recarga CHAdeMO, en la web de la asociación informan que en Europa existen 1.700 puntos. Además, 400 son multiestandar, es decir, compatibles también CCS.

El mejor resumen de esta información es que Europa apuesta por el sistema CCS, en concreto 7 países al realizar instalaciones de una forma periódica, Francia acaba de comenzar su andadura y desde febrero ya ha instalado 18 en sus carreteras. En el otro lado se encuentran Grecia, con tan solo una unidad, Eslovaquia y Latvia con 2 e Italia con solo 3.

Es lógico pensar que en los países donde la Administración Pública o la empresa privada no invierte en esta tecnología, el usuario no va a confiar en ella y por tanto no comprarán un vehículo eléctrico.

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.