La Corte de Apelaciones Federal de Estados Unidos acaba de dictaminar que la recolección y recopilación de datos y escuchas telefónicas practicadas por la Agencia de Seguridad Nacional norteamericana es ilegal, después de una dura batalla legal entre la agencia de inteligencia de Estados Unidos y la justicia del mismo país. De esta forma, el órgano colegiado conformado por tres jueces federales ha dictaminado la revocación del fallo anterior, que sancionada que la vigilancia de ciudadanos no podía ser objeto de revisión y autorización judicial.

Se trata de una fallo histórico que allana el camino de la lucha contra la que muchas voces consideran un abuso por parte de NSA y que puede cambiar el futuro de este tipo de vigilancia, como las revelada por Edward Snowden en 2013. Uno de los asuntos más importante apreciado por los los jueces federales que han dictaminado el fallo es uno de los apartados más controvertidos de la Patriot Act, el 215, que expira el próximo 1 de junio a la espera de que el Gobierno Federal de los Estados Unidos tome una decisión al respecto de su renovación:

"Sostenemos que el texto del artículo 215 no puede soportar el peso que el gobierno nos pide que se asigne a la misma, y no autoriza el programa de recolección de metadatos telefónico. Tal cambio en nuestro enfoque de la lucha contra el terrorismo requiere una señal más clara del Congreso"

De momento, el tribunal no ha solicitado a la NSA el borrado de los metadados recopilados mientras estaba en marcha el programa, pues básicamente la agencia deberá hacerlo por sí misma antes del 1 de junio, día en el que expira el artículo 215 que hasta ahora permitía dichos programas de vigilancia. Veremos qué pasa después mientras en congreso revisa la aplicación de este tipo de programas en el futuro.