Por todo el mundo es sabido que tras los problemas de todo tipo que tuvieron en Pepephone para trasladar sus clientes de la red Vodafone a la de Yoigo, finalmente se decantaron por la red de Movistar, donde se garantízaría, por fin, el ansiado acceso a la red 4G de la operadora que dirige César Alierta. Sin embargo, como ha ocurrido en otras ocasiones, no paran de surgir obstáculos, y como cuentan en su blog corporativo, a partir de mañana congelarán temporalmente las migraciones de clientes de la red de Vodafone a la de Movistar

"Seguimos nuestra política de contarlo todo, y el día que no podamos, cerraremos"Hemos podido hablar con Pedro Serrahima, director general de Pepephone, que nos ha atendido muy amablemente, y según comenta, la decisión se ha tomado tras observar que un porcentaje considerable de clientes estaba teniendo una calidad de línea muy inferior a la esperada, en lugares en que la cobertura de Movistar es buena en su red propia. Los problemas se estaban dando en la nueva red 4G para sus clientes, pero también en las bandas de 3G. Tras recibir reportes de usuarios que habían comparado la calidad de líneas de Pepephone portadas de Vodafone a Movistar y de líneas de Movistar, hicieron pruebas y comprobaron que la degradación era cierta. Expusieron el caso a Movistar, y recibieron por respuesta que no es intencionado y que se trata de una diferencia de “configuración” y “optimización”, aunque no conocen los detalles exactos.

Serrahima considera que migrar así sería engañar a unos clientes a los que se les ha prometido el servicio de la mayor calidad posible, y en el nuevo contrato con Movistar se estipulaba que la experiencia y la calidad del servicio de un cliente de Pepephone y la de uno de Movistar sería exactamente la misma, por lo que no cabe hablar de degradación, y se agarran a eso. Les han prometido que ya están tomando medidas para solucionar el problema, y en un plazo de entre una semana y diez días debería estar solucionado. Una vez comprueben que las velocidades y latencias son similares, el proceso de migración volverá a la normalidad. Por último, Serrahima ha afirmado que, como siempre han hecho, indemnizarán a los clientes que hayan sufrido los problemas, aunque es un tema que aún tienen que tratar con Movistar.

Personalmente aplaudo la decisión de no ofrecer una peor experiencia, y me parece un acto de honradez la asunción del problema, que llega en un momento complicado, tras todos los problemas que tuvieron con Yoigo. Muestra que, como dice Serrahima, Pepephone es una empresa de principios.