Decía Groucho Marx que «la política es el arte de buscar problemas, encontrarlos, hacer un diagnóstico falso y aplicar después los remedios equivocados». Puede que esta afirmación nos despierte una sonrisa irónica en un tiempo, marcado por la campaña electoral, en el que propuestas y programas se entremezclan con eslóganes y promesas. Nos encontramos ante ocho meses tan apasionantes como vertiginosos, en el que la irrupción de Podemos y Ciudadanos cambiará de nuevo el escenario político.

En el cóctel de listas electorales y candidatos que degustaremos durante las próximas semanas, las propuestas centradas en el cuidado de la salud cobran especial relevancia. Hoy en Hipertextual analizamos las extrañas relaciones de la política española con la homeopatía. ¿Qué partidos y figuras han rechazado su uso? ¿Quiénes han coqueteado con esta pseudociencia, haciendo diagnósticos falsos y aplicando remedios equivocados, como diría Groucho Marx?

Esperanza Aguirre y la homeopatía

La maldita hemeroteca juega a veces malas pasadas a aquellos que se dedican a la política. Que se lo pregunten sino a la hoy candidata a la alcadía de Madrid por el Partido Popular, Esperanza Aguirre. En 2010, la entonces presidenta de la Comunidad de Madrid inauguraba la restauración del Instituto Homeopático y Hospital de San José, situado en el barrio de Chamberí.

El edificio, construido en el siglo XIX, fue declarado Bien de Interés Cultural en 1997. Desde 1998 hasta 2010, la Comunidad de Madrid destinó más de 3 millones de euros a su rehabilitación, de los que 1,4 millones fueron aportados por la Fundación Caja Madrid. Estas inversiones podrían parecer normales si nos atenemos a la relevancia histórica del inmueble. Sin embargo, a día de hoy todavía podemos leer en la web del gobierno regional los servicios que ofrece la entidad, entre los que destacan cursos y seminarios de homeopatía y acupuntura.

homeopatía

Si visitamos la página web del Instituto Homeopático y Hospital de San José, veremos además que sus actividades no tienen únicamente carácter formativo. El centro ofrece también "consultas de homeopatía especializada para ayudar a personas con cáncer". Además, la entidad también dispone de consultas de acupuntura. No sabemos si Esperanza Aguirre era consciente de sus servicios pseudocientíficos, pero lo que sí es cierto es que el Hospital Homeopático le dedicó un recuerdo agradecido cuando la política madrileña dejó la presidencia del gobierno regional. ¿Pura coincidencia?

Homeopatía para el corazón

¿Quién diría que Esperanza Aguirre y Juan Carlos Monedero tenían algo en común llamado homeopatía? Tres años antes de que Podemos irrumpiera con fuerza en el escenario electoral, el profesor de la Complutense era un desconocido para buena parte de la sociedad. Por aquel entonces, el politólogo estaba inmerso en el movimiento 15-M, y describía su efervescencia en el blog Comiendo tierra, alojado en la web del diario Público.

En mayo las plazas se habían llenado de gente indignada por la situación política, los recortes, el paro y los casos de corrupción. Miles de ciudadanos se manifestaban en las calles españolas o se concentraban en la Puerta del Sol. Personas anónimas que reclamaban un cambio de rumbo ante el estallido de la crisis económica. En julio de 2011 las protestas volvían a Sol, y Juan Carlos Monedero comparaba las marchas convocadas con «la homeopatía del corazón»:

Y estamos otra vez en Sol. Otra vez las indignadas y los indignados. Un 23 de julio, puente, verano. Era imposible. Pero aquí estamos otra vez. [...] Esto no se gasta. Es demasiado importante. Las marchas, como una homeopatía cardiológica, ha limpiado las arterias del país y ha permitido que la circulación recuperara un ritmo de vida. Para que el corazón, en la Puerta del Sol, volviera a latir. Cien caminos de Santiago donde no esperas encontrar ninguna superchería, sino donde te encuentras a ti mismo en los demás, en cada pueblo, en sus ganas de hablar, en sus ganas de compartir. Nos quedan dos días de debates y propuestas.

El coqueteo de Monedero, que dimitió hace unos días de la dirección de Podemos, con el timo de la homeopatía resulta tristemente familiar en muchos movimientos considerados como progresistas. Lo explicaba también Pablo Echenique en una entrevista concedida a Materia, donde el europarlamentario afirmaba que «en la izquierda a veces la gente se vuelve anticientífica». Los círculos no oficiales de Podemos sobre terapias naturales y homeopatía o los debates internos de la Plaza Podemos en Reddit son también prueba de ello.

Partidos que rechazan la homeopatía

Tan importante es denunciar los coqueteos con la homeopatía, como elogiar los esfuerzos políticos por rechazar su uso. En ese sentido, cabe destacar la figura de Eparquio Delgado, autor de «Los libros de autoayuda: ¡vaya timo!» En 2012, este psicólogo promovía la aprobación de una resolución de rechazo a la homeopatía y las terapias pseudocientíficas en la X Asamblea Federal de Izquierda Unida.

En el texto, se defendía la necesidad de promover «aquellas prácticas sanitarias basadas en el conocimiento empírico, demostrado y demostrable». Delgado denunciaba así la peligrosidad de terapias como la homeopatía, práctica que a pesar de no basarse en principios científicos, había logrado ir ganando terreno en universidades e incluso comenzaba a exigir ser financiada en la sanidad pública. Una idea rechazada por la propia Organización Médica Colegial, que a finales de 2013 pidió que no se avalaran tratamientos no probados por la evidencia científica.

Posteriormente, también UPyD rechazó las pseudomedicinas y pseudotratamientos, tal y como aprobaron en su congreso de 2013, al constituir «un riesgo de salud para la población». En su resolución política, explicaron que «estas prácticas en sí no son siempre inocuas y recurrir a estos tratamientos puede retrasar la asistencia médica». Por ahora, estos dos partidos son los únicos que se han posicionado claramente en contra de prácticas pseudocientíficas como la homeopatía.


Actualización 13 de mayo de 2015: tal y como informa Eparquio Delgado, el programa de UPyD en la comunidad de Navarra contradice las resoluciones aprobadas por el partido en 2013. Entre las medidas que proponen en el ámbito de la sanidad, proponen la implantación de una cartera común de prestaciones sanitarias que incluya las terapias alternativas complementarias de los tratamientos farmacológicos".

homeopatía


Cataluña y las terapias naturales

Si leíste nuestro manual práctico del buen magufo, comprobarás que el término «terapias naturales» se utiliza de forma rutinaria para referirnos a tratamientos tan pseudocientíficos como el timo de la estampita. Y en política, por desgracia, la moda de la terapia natural no ha pasado desapercibida.

El Parlament de Catalunya se lleva la palma por sus intentos de regularizar tratamientos alternativos como la homeopatía, contando incluso con el beneplácito de los lobbies de las terapias naturales. El primer ejemplo lo encontramos en el Decreto 31/2007, el marco normativo que la Generalitat impulsó inicialmente sobre estos tratamientos, y que sería luego anulado por el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña. En él podíamos encontrar argumentos tan burdos y dispares como éstos:

La existencia de diversas maneras de entender la persona, el diagnóstico, la enfermedad y el tratamiento, relacionadas con la tradición de las diferentes culturas, condiciona los criterios o las opciones médicas y terapéuticas distintas. Estas concepciones diversas se encuentran tanto en la medicina oficial, convencional o alopática, como en el resto de criterios llamados no convencionales, complementarios, alternativos, naturales u holísticos. Cada uno de estos criterios utiliza remedios o técnicas diferentes. Los criterios en que se basan las terapias naturales parten de una base filosófica diferente a la que soporta la medicina convencional o alopática y aplican procesos de diagnóstico y terapéuticos propios.

La anulación de aquel decreto no frenó a los lobbies de las terapias pseudocientíficas, que en 2014 volvían a la carga. Como se puede leer en la web del Instituto Superior de Medicinas Tradicionales, el colectivo aplaudía la aprobación de una propuesta de resolución del Parlament sobre estos tratamientos, lograda, según la entidad, «después de muchos años de arduo trabajo».La pseudociencia se abraza a la política siempre que puede, y esto ocurre cada vez con más frecuencia

El documento, impulsado por Convergència i Unió, Esquerra Republicana de Catalunya y los grupos parlamentarios del PSC, PP y Ciutadans, animaba al gobierno autonómico a regular la situación de las terapias naturales, tuvieran o no una base científica. Aunque el texto no es tan controvertido como el Decreto de 2007, pues deja claro que estas prácticas se realizan sobre «personas sanas», siempre sin pretensión de curar, lo cierto es que resulta llamativo la repetitiva mención al término «natural».

Por desgracia para nuestra salud, la pseudociencia se abraza a la política siempre que puede, y esto ocurre cada vez con más frecuencia. El pasado mes de abril, el Ayuntamiento de Ponferrada (León) colaboraba en la segunda edición del Congreso sobre Medicina y Terapias Naturales, en el que se trataron temas como la homeopatía, la osteopatía o la espinoanalogía. Incluso en el municipio canario de La Matanza de Acentejo, como se denunciaba en Magonia, el ayuntamiento gobernado por el PSOE destinaba fondos públicos para un consultorio homeopático.

Cuando la campaña electoral no ha hecho más que empezar, sería conveniente que los partidos políticos velaran por nuestra salud y dejaran de desviar recursos y esfuerzos hacia engaños como el de la homeopatía. Contribuir a que la pseudociencia tenga un hueco en la atención sanitaria y que grupos como el de estas terapias presionen a los gestores públicos es un fraude a costa de la incultura de la ciudadanía. Porque la política, como la medicina, debe ejercerse también desde la evidencia científica.

👇 Más en Hipertextual