Estados Unidos es un mercado diferente para los fabricantes de automóviles, pocos saben exactamente cómo trabajar con el cliente norteamericano y Ford es uno de ellos, por este motivo es el líder en el número de camionetas vendidas. La F-150 es todo un símbolo de poder, autoridad y robustez pero esto es solo su estética, por dentro tiene un pequeño corazón ecológico, eso sí, en Europa hay que explicarlo.

Esta adaptación convertirá a Ford en el único fabricante de camionetas de media tonelada con un modelo impulsado por gas natural.

Ford venderá a partir de este verano la renovada F-150 y lo hará con una variante propulsada por gas natural para convencer a aquellos futuros clientes preocupados con el medio ambiente y que desean que sus emisiones sean menos nocivas. En Europa nos sorprende mucho que este tipo de versiones eficientes estén comandadas por un enorme propulsor con cinco litros de cubicaje y ocho cilindros en uve, una carta de presentación más típica de modelos deportivos como el Mustang que de uno ecológico. Pero es Estados Unidos, y ésta es solo una de sus peculiaridades.

En materia de coste Ford afirma que cualquier F-150 equipada con ese motor podrá adaptarse, eso sí, si lo decidimos antes de hacer el pedido a la fábrica solo tendremos un incremento en la factura de 315$ mientras que si queremos hacerlo después el cliente tendrá que abonar entre 7.500 y 9.500 dólares, en función de la capacidad del depósito de combustible que escojan.

El GNC suele tener un precio más estable en el tiempo que la gasolina además de ser un poco más económico y es que en función del Estado, se puede comprar un galón de gas por solo 1 dólar aunque es posible verlo por 2 dólares en algunos establecimientos. La gasolina sin plomo tiene un coste ligeramente superior alcanzando, a finales de abril, los 2,50 dólares por galón. Por su lado el diésel sube hasta los 2,80 dólares/galón. Con un consumo de combustible de gas natural algo superior al de su homónimo en gasolina, el cambio compensa prácticamente desde el primer día si se pide de serie, sino, habría que hacer números.

Ford es uno de los líderes indiscutibles en el sector de los automóviles impulsados a gas y es que desde 2009 ha vendido más de 57.000 unidades alimentadas por gas natural, siete veces más que el resto de fabricantes estadounidenses juntos. El pasado año alcanzó casi los 17.000 coches comercializados y con el F-150 aspiran a mejorar estas cifras y es que si puedes repostar GNC cerca de tu domicilio, la amortización de la inversión es muy, muy rápida.