Después de la decepción general, al menos la del público más casual, con el primer DLC de Destiny, esta semana llegaba la segunda expansión en forma de DLC para el juego bajo el nombre de House of Wolves. Sobre el papel, venía a solucionar los errores cometidos con el primer lanzamiento y llevar al juego de nuevo contenido para los jugadores más ansiosos y para todos aquellos que querían, como en mi caso, volver a retomar Destiny.

Lo cierto es que, comparado con otros DLCs -incluso con el anterior de Destiny- House of Wolves es bastante interesante para su precio y sobre todo, para aquellos que buscan seguir expandiendo las posibilidades de su multijugador competitivo, pues encontrarán en este pack de expansión un buen aliado para darle una segunda oportunidad a Destiny o bien para recuperar sus personajes en nuevas misiones y oportunidades en Crisol.

House of Wolves incluye algunas misiones extras para el modo historia-multijugador, nuevas armas y equipos, aumento de nivel de luz hasta 34, un nuevo espacio social llamado The Reef (el Arrecife que hasta ahora no podíamos usarlo como lugar social), cuatro mapas para el multijugador competitivo: Black Shield, Thieves' Den, Widow's Court, and Timekeeper y el evento multijugador The Trials of Osiris. Como vemos, mucho contenido, y casi podríamos decir que da una nueva vida al juego.

Después de jugar el modo historia-multijugador, lo cierto es que uno se queda con muy buen sabor de boca, pese a que la mayoría sabemos que contar historia no es el fuerte de Destiny. No obstante, la introducción a House of Wolves si que sirve para ponernos en antecedentes de lo que estamos por jugar. Lo más interesante es que la variedad en estas misiones hacen el juego bastante ameno, y si llevas un tiempo sin jugar como en mi caso, es una buena forma de retomar Destiny. Además, comparado con su anterior DLC, las 5 misiones adicionales de House of Wolves aumentan exponencialmente el tiempo de juego de nuevas tareas dentro del juego.

Pero sin duda lo más interesante del modo historia de este DLC es que la historia tiene un cierre, a diferencia del juego completo o del primer DLC. El arco histórico tiene un principio y un final, tenemos un objetivo y una vez cumplido, se termina. Eso sí, la mayoría de los escenarios en estas nuevas misiones son viejos conocidos, y aunque no se hayan usado directamente igual en otras misiones del juego se siente como si tal, aunque desde luego no se trata de un refrito, pues Bungie ha rescatado algunos escenarios de forma magistral. En cambio, otros son totalmente nuevos, y servirán perfectamente para seguir explorando nuevos lugares en Venus y en la Tierra y, aunque son los menos, es algo que se agradece.

Junto con las nuevas misiones, como decía, Bungie ha incluido un nuevo espacio social al que poder viajar, adquirir nuevos retos y recompensas y comprar armas y equipamiento. El arrecife es un espacio sensiblemente menor que la torre, y tanto las armas como el equipamiento es reducido, pero muy interesante. No obstante, tendemos que seguir yendo a la torre si queremos armas de vanguardia o de algunas de casas a las que estemos inscritas:

En lo referente a las nuevas armas, Bungie ha simplificado algo las mejoras en las mismas y en su adquisición, sobre todo en lo que materiales necesario se refiere. Sigue siendo complicado tener muchos, sobre todo de los más extraños, pero tanto el número como el precio de muchos materiales y artículos parece haber disminuido y ahora no parece imposible conseguir los necesarios para poner a punto nuestro equipamiento, quizás una de las partes más farragosas del juego al depender de la absoluta suerte por mucho tiempo que le dediques al juego.

Sobre el modo multijugador competitivo nada que objetar. Lo cierto es que lo que esperábamos de un DLC, nuevos mapas y modos de juego. En esta línea el contenido está bastante bien, y a pesar de que siempre se puede pedir más, es suficiente para darle una nueva oportunidad. Esta forma de juego sigue siendo interesante, y lo cierto es que hay bastante nivel como para suponer un reto a la altura de los amantes de los FPS competitivos.

Hay algunas partes del juego que aún no he tenido la oportunidad de probar, pero a pesar todo ello y de que House of Wolves sea una gran puesta a punto para Destiny, sigue sin ser suficiente, y sigue cometiendo la mayoría de errores del anterior DLC y del juego completo; por lo que es importante tener en cuenta que las nuevas misiones, pese a los nuevos escenarios siguen siendo prácticamente igual, por lo que llegados a este punto uno se pregunta si realmente Destiny será el juego para una década que nos prometieron. Tal como están las cosas, el contenido adicional no acaba de ser motivo suficiente para retomar el juego, al menos en mi caso.

Comprar: Destiny Season Pass $34.99|34,99€

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.