No lo sabía entonces, pero la rutina después de llegar de la escuela incluía escuchar a B.B. King. Llegábamos a casa, nos quitábamos los zapatos y esperábamos a que "se enfriaran los pies" (ideas de mi padre) y luego ya podía cambiarme el uniforme por ropa normal. Todo esto al ritmo de blues que salía de un disco de acetato en el tocadiscos, con su sonido de aguja metálica, su ambiente que hoy me sabe a nostalgia y placer infantil, que ya no volverá. B.B. King acompañó temporadas completas nuestra rutina diaria, los acetatos eran parte importante de la casa, mi padre los limpiaba con esmero cada tanto y además, cada día de paga íbamos a la tienda de discos a comprar más.

A los 15 años se compró su primera guitarra

Años más tarde, cuando ya no era una niña y los acetatos ya no estaban en casa, ni el tocadiscos, ni mi padre, además, las rutinas se hacían en silencio; descubrí una canción que me devolvió la sensación de mis tardes favoritas, era el sonido de la guitarra inigualable de B.B. King. Cuando niña no supe los nombres de los músicos que escuchábamos, sin embargo, la música tiene esa magia que hace tangible eso que se cree olvidar. Así que, volví a B.B. King, a su música, a mis tardes. Con la noticia que ya conocemos de su fallecimiento ayer por la noche, se cierra dolorosamente un capítulo en la historia de la música, y puedo imaginar que para muchos B.B. King significa muchas cosas personales, íntimas, placenteras.

Lo más triste de la música es perder a sus músicos, lo mejor de ella, que los músicos siguen vivos a través de su música. El legado de B.B. King es innegable, su esencia se siente desde las primeras notas de cualquier canción, y esto es lo que cautivó, y cautiva, del gran Rey. Salido de los campos algonoderos de Misisipi, Riley Ben King, a edad temprana tuvo contacto con la música, en especial con el coro de gospel en la iglesia baptista Elkhorn de Kilmichael. A los 15 años se compró su primera guitarra, a veces el mundo encierra en pequeños actos poderosas contribuciones que trasformarán la historia para siempre. Me gusta creer que este es uno de ellos, a partir de ahí tocaba en la radio, en los clubs y se fue haciendo conocido su trabajo. Ya para 1947 grabó su primer álbum y solo tres años después, el gran B.B. King, ya era uno de los hombres más reconocidos en el R&B.

B.B. King fue ganador de 15 Premios Grammy, en 2006 se le otorgó la Medalla Presidencial de la Libertad. En 2004, fue premiado con un honorario Ph.D de la Universidad de Misisipi y la Real Academia Sueca de música lo galardonó con el Premio de Música Polar. En 2008, en Indianola, se abrieron las puertas del B.B. King Museum que aloja la historia del genial músico. El material que tiene el museo y el que genera en formato digital es una joya, acá uno de los videos de su canal.

Lucille

Una bonita guitarra Gibson ES-335 fue llamada así por Mr. King, juntos escribirían la historia de la música que hoy recordamos y que muchos agradecemos. Nada mejor que el mimo Rey del Blues para contarnos por qué llamó así a su compañera:

Leyenda

Al ritmo de la canción que más me hace viajar a esas tardes de la niñez, resta mencionar que sí, B.B. King es de esas grandes leyendas que dejan un legado grandioso. Músicos como Eric Clapton lo han despedido con muestras de admiración y cariño, además que aún estamos por ver los homenajes que se le preparen. Lo que es cierto es que King está presente en la carrera de otros músicos, fue amigo, compañero e inspiración de gente como: Stevie Ray Vaughan, Phil Collins, Gladys Knight, Paul Butterfield, Chaka Khan, Billy Ocean, U2, Joe Bonamassa, entre muchos otros. No por poco fue introducido al Salón de la Fama del Rock and Roll en 1987 y es considerado uno de los mejores guitarristas que el mundo ha tenido.

Además de haber sido un gran músico, se le conoció por ser portavoz del tratamiento adecuado para la diabetes, enfermedad que padeció durante muchos años. También fue un defensor de la educación de la música en los niños y por esto apoyaba la organización Little Kids Rock.

Bonus

B.B. King fue conocido por sus intensos tours que incluso llegaron a contabilizarse 300 conciertos en un solo año, esto en los años 70's. De hecho, el año pasado aún se encontraba en gira hasta que su salud se lo permitió. Cuidaba con esmero la relación con sus fans y enviaba cada tanto mensajes especiales a través de su sitio oficial. En muchas ocasiones participó en cameos en programas de tv. Veamos algunos de ellos:

Fresh Prince

Married With Children

Sesame Street

Me parece el más divertido. Solo queda agregar: gracias B.B. King, y sí, B is for B.B. King.

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.