Aunque apostamos por ello, lo cierto es que no sabemos si los pagos móviles serán el futuro de las transacciones para las compras diarias y pequeñas. Prejuicios, necesidad de cambios profundos, características sociales y culturales... hay muchos factores que dependen de que se adopte el uso de una tecnología en concreto cuando el dinero está en medio, pero aun así, todos los indicadores apuntan a que los pagos móviles pueden constituir, próximamente, el sustituto más plausible a las tarjetas de crédito.

ChangeWave Research ha realizado un estudio muy interesante sobre los pagos móviles que sirve para hacer una aproximación de cómo está el mercado de los pagos móviles. A pesar de que este estudio está enfocado exclusivamente al mercado de los Estados Unidos, puede ser un punto de referencia para estimar cómo se comportará esta tecnología en el resto de mercados una vez empiece a implantarse de forma masiva y no como un mero intento de las operadoras.

En este sentido, la encuesta de marzo de la que se extraen los datos realizadas a 4.168 encuestados ​​principalmente e América del Norte, se centró en el uso de las apps de pagos móviles y la seguridad en torno a las mismas. Además de estimar la proyección futura del uso de apps de pago móviles de cara al futuro:

Estudio Apple Pay

De esta forma, casi la cuarta parte del total de encuestados estiman que son propensos a utilizar apps de pagos móviles en los próximos tres meses. Casi un 6% de cambio Y-o-Y, sobre todo tras el lanzamiento del Apple Pay. De estos usuarios, los que más posibilidades de uso pagos móviles tiene son los usuarios de iOS con un 34% del total y más de el doble que Android con un 16%, Blackberry con 13% y Windows Phone con apenas un 5% para los usuarios.

Ahora bien, uno de los puntos más interesantes del estudio de 451research está sin duda en la competencia entre los sistemas de pago móviles más populares. Apple Pay, con tan solo unos meses de vida ha duplicado en intención de uso y cuota al resto de servicios, sobre todo en detrimento de PayPal, y también en términos de satisfacción a la hora realizar pagos desde el móvil:

Estudio Apple Pay 5

Estudio Apple Pay 4

Respecto a los pagos móviles, uno de los puntos más importantes a tener en cuenta de este estudio es la percepción de seguridad por los usuarios a la hora de utilizar estos sistemas. En este apartado, la consideración por parte de los usuarios de que los pagos móviles son menos seguros que los tradicionales va poco a poco disminuyendo, y se espera que una vez los pagos móviles tengan mayor penetración el el mercado, la percepción sobre la seguridad de ambos se iguale y normalice.

Estudio Apple Pay 2

De momento, este mercado está entrando con fuerza, algo que es un buen indicador de cara la estandarizar los pagos móviles y buscar un futuro más allá de las tarjetas de crédito físicas. Parece en todo caso que el usuarios está cada vez más dispuesto a usar los pagos móviles.