En la sociedad distópica de George Orwell de su novela 1984 leer estaba prohibido para los ciudadanos, la única forma de recreación era el cine que es colectivo y no la lectura que es un placer individual. Lo cierto es que ninguna de las dos cosas son completamente válidas, el cine es tan individual como que una lectura se vuelve colectiva, el universo al que se accede se comparte con los demás lectores.

George R.R. Martin dice: 'Un lector vive mil vidas antes de morir. Aquel que nunca lee vive solo una'. Y quien acostumbra leer sabe que esto es más que cierto, que entregarse a la lectura es viajar a muchos mundos, sentir que encarnamos en muchos personajes, imaginar lo que no habíamos imaginado. En fin, una serie de efectos que la lectura trae a quien abre un libro.

23 de abril

La fecha instaurada por la ONU para celebrar el Día Mundial del Libro se escogió ya que en ese día pero de 1616 fallecieron Cervantes, Shakespeare e Inca Garcilaso de la Vega, aunque también coincide con el nacimiento o la muerte de otros autores como Maurice Druon, Haldor K.Laxness, Vladimir Nabokov, Josep Pla y Manuel Mejía Vallejo.

Al leer nos metemos por un instante en el incendio que ocurre dentro de la piel de otra persona. José Gordon

Es desde 1995 que se celebra a los libros en días como este y desde el año 2000 se añadió el tema de los derechos de autor al festejo. El Día Mundial del Libro y del Derecho de Autor se celebra en más de cien países; millones de personas se suman a los distintos programas culturales que ofrecen las instituciones pertinentes, desde organismos públicos, universidades y empresas privadas.

En el sitio web de la ONU sugiere que las actividades en el marco de una celebración como la de hoy 'ha demostrado que puede ser un potente símbolo para el lanzamiento de operaciones de apoyo importantes, en particular en América Latina y África'.

El lector y los hábitos de lectura

Un estudio reciente realizado por la Universidad de Búfalo, que fue publicado en la revista Psychological Science, dedujo que los lectores nos sentimos parte de la comunidad que protagoniza la narración y que se deriva de un mecanismo fundamental para los seres humanos: la pertenencia a un grupo. No es desconocido que la empatía que sentimos por unos personajes y otros nos crea un vínculo cercano. Es un sentimiento de pertenencia, que, con nuestros propios filtros interpretaremos de una forma u otra.

Ahora bien, ¿los lectores en todo el mundo son iguales? La respuesta corta, aunque cierta, es no. La CERLAC (Centro Regional para el Fomento del Libro en América Latina y el Caribe, por sus siglas), es un organismo bajo auspicio de la UNESCO que 'trabaja en la creación de condiciones para el desarrollo de sociedades lectoras. Para ello orienta sus acciones hacia el fomento de la producción y circulación del libro; la promoción de la lectura y la escritura, y el estímulo y protección de la creación intelectual'. Este organismo realizó un análisis en América Latina sobre el Comportamiento lector y hábitos de lectura, en dicho estudio concluido en 2012 se encontró que los índices de lectura en esta región cerca de la mitad de la población encuestada se declara no lectora, siendo la falta de tiempo y el desinterés las razones más frecuentes para no inclinarse por la lectura.

El estudio de la cantidad de libros leídos por habitante al año señala lo siguiente:

El libro digital

Shutterstock - enterlinedesign

Con la integración de nuevas plataformas y dispositivos para leer en la vida diaria, el lector y los medios especializados en este rubro han cambiado. En este sentido se encuentran opiniones encontradas y confrontadas, las discusiones abarcan desde el incierto futuro del libro impreso, como las características propias de los libros digitales. Sea como fuere el acceso a los libros digitales tiene una presencia que vale la pena ser conocida: un 13% de lectores argentinos recurren a los libros digitales, 12% de chilenos. México y España mantienen el mismo porcentaje, 7%.

Leer para ser feliz

Shutterstock - Pixelrain

Tal como plantea el título de este artículo, la pregunta sobre si leer nos hace más felices la respondería de manera subjetiva y creyendo nulo el riesgo a equivocarme, con un gran . Sí, la lectura nos lleva de la mano a historias, épocas y personajes, esto a su vez nos acerca al conocimiento de otras culturas, de explotar la imaginación con mundos ficticios y apasionantes. Sí, la lectura es el medio formal por el que escalamos en nuestra formación académica, el que nos responde intereses, gustos, estudios especializados. Y sí, es un medio colectivo de disfrute personal que encierra el peligro de poner a pensar; es por esto que las sociedades opresoras, las reales y las de ficción, restringen el uso de estos, persigue a sus autores y hace piras con libros que no van con su forma de pensamiento.

Ahora bien, no solo se trata de una respuesta subjetiva, la ciencia explica que los libros son productos experienciales, es decir, aquellos que proveen situaciones nuevas a quien los consume, cercano a las vacaciones, los espectáculos, las comidas sociales. Un estudio publicado en el Journal of Consumer Psychology sugiere lo anterior y esto coloca a los libros como los productos más queridos para los consumidores que buscan estos placeres. Los motivos por los que se acude los libros como productos experienciales es lo que comentábamos líneas arriba, los libros nos hacen pensar, sentir, provocan empatía y emociones, nos cultivan, elevan nuestro vocabulario, nos insertan en ciudades y culturas lejanas, y así un montón de beneficios.

Por esto y por todo lo que personalmente vivimos a través de los libros, hoy es un buen día para festejarlos. ¡Feliz Día del Libro!

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.