El pasado viernes el Gobierno español aprobó el Plan MOVELE 2015, un programa de incentivos para la compra de vehículos eléctricos y cuyo fin primario es el de fomentar la adquisición de este tipo de automóviles no contaminantes directamente. Pero existe un gran problema: estamos ante un plan que nace caduco y sin ofrecer soluciones reales. Estos son todos los detalles:

  • La cantidad total será de 7 millones de euros, 3 menos que en el plan anterior.
  • El vehículo eléctrico no podrá tener un precio base sin impuestos superior a 40.000 euros. (Aquí la lista
  • La ayuda máxima para vehículos será de 5.500 euros siempre que su autonomía eléctrica sea superior a 90 kilómetros. Esta cantidad es 1.000 euros menor que la del plan anterior.
  • Existirá una ayuda extra de 1.000 euros para la instalación de puntos de recarga en las viviendas de los compradores de un coche eléctrico. Será de solo 150 euros para los cuadriciclos L6e y L7e.
  • En principio esta ayuda no será compatible con el Plan PIVE, pero sí con las ofrecidas por las Comunidades Autónomas.
  • Y el peor de todos: no será retroactivo, es decir, tan solo podrán acogerse al Plan MOVELE 2015 los clientes que adquieran un vehículo compatible a partir del día en el que se publique este Plan en el BOE y hasta el 31 de diciembre o agotar fondos.

La cuantía dependerá de la autonomía eléctrica del vehículo, en caso de ser una familia numerosa se añaden 500 euros a la siguiente lista:

  • 2.700 euros: Autonomía eléctrica entre 15 y 40 kilómetros.
  • 3.700 euros: Autonomía eléctrica entre 40 y 90 kilómetros.
  • 5.500 euros: Autonomía eléctrica superior a 90 kilómetros.
  • Los autobuses gozarán de una ayuda de 20.000 euros.
  • Los vehículos comerciales de tipo N1 y N2 recibirán hasta 8.000 euros si la autonomía es superior a 60 kilómetros.
  • Los cuadriciclos L6e tendrán un descuento de 1.950 euros y los de tipo L7e de 2.350 euros.

Pero vamos a hablar de algunos puntos que son conflictivos. Comienzo por el final: el carácter retroactivo. Parecía un secreto a voces que los compradores de un coche eléctrico desde que finalizó el plan anterior hasta la aprobación del nuevo también se beneficiarían de las ayudas pero con carácter retroactivo, este mensaje fue comunicado por concesionarios y fabricantes a sus clientes para que no tuvieran miedo a comprarlo antes de su aprobación. Resultado: clientes estafados y fabricantes probablemente engañados.

El Plan MOVELE 2015 es compatible con vehículos eléctricos e híbridos enchufables.

La reducción en la cuantía de la ayuda llama la atención porque deberían destinarse más recursos a fomentar al vehículo eléctrico de la misma forma en la que se ayuda a la renovación del parqué automovilístico con el Plan PIVE, que cuenta con 175 millones de euros para este ejercicio. ¿Por qué no renovarlo con vehículos eléctricos? No se entiende, parece que al Gobierno no le interesa, por eso el plan nace caduco y sin ofrecer soluciones al problema de la movilidad existente en grandes ciudades.

Nace con la única necesidad de cubrir la necesidad ante la prensa (que lleva meses reclamando que de una vez se publicara el Plan) y ante fabricantes por las promesas hechas. El cliente final parece que no importa, ni la contaminación.

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.