Continental es algo más que un fabricante de neumáticos, hace un par de años pude conocer la sede de la compañía en Hanóver, Alemania, para probar algunos de los dispositivos que llegarían a los coches más tecnológicos del futuro. Era el año 2013 y ahora **algunas ya han pasado a la realidad,** como estas:

## Recuperación de la energía de la frenada

Muchos vehículos híbridos y eléctricos incorporan sofisticados sistemas para la recuperación de energía de la frenada. Pero en Continental han ido un poco más allá y **su sistema añade funciones de seguridad y asistencia al conductor** como el asistente a la frenada de emergencia o la ayuda para la salida en pendientes.

Además, también se encarga del control de crucero dinámico, que es capaz de mantener la velocidad seleccionada también en las bajadas.

## Monitorización de la presión de los neumáticos

En todo automóvil es imprescindible llevar las presiones de los neumáticos al nivel correcto. El sistema desarrollado por Continental permite a las válvulas de los neumáticos conectarse con **un sistema que mide la presión y la temperatura de los mismos mientras el vehículo está parado y en movimiento**. Puede detectar también una presión de aire baja en una etapa temprana y avisar al conductor. Este sistema aumenta la vida útil de los neumáticos, garantiza un correcto agarre y frenada, e incluso reduce el consumo de combustible.

## Turbocompresores para motores híbridos

Los motores híbridos se caracterizan por tener una cilindrada y potencia compactas, no hay hueco para grandes motores térmicos y eléctricos por lo que suele optarse por conjuntos eficientes pero que necesitan de turbocompresores de alta calidad.

Es el caso del BMW i8, que equipa un motor de tres cilindros y 1,5 litros que desarrolla 234 caballos de potencia, **el secreto está en el turbocompresor**. En este caso desarrollado por Continental y puede soportar temperaturas de los gases de escape superiores a **mil grados centígrados** y su respuesta es variable según las diferentes condiciones de carga.

## Seguridad y confort

Uno de los problemas de los coches eléctricos es la calefacción, al no existir un motor térmico que se calienta, se tiene que obtener el calor por otras vías y además tienen que ser eficientes para no *gastar kilómetros*.

Continental ha diseñado unas líneas para los circuitos de calefacción y refrigeración compuestas por más de 30 manguitos y tubos cuya longitud es de **31 metros**. De esta forma se puede calentar el habitáculo y refrigerar el propulsor con el menor gasto energético posible.

En materia de seguridad ya está en producción **un sistema para proteger a los peatones en caso de atropello**. Está formado por un tubo flexible integrado en el frontal del vehículo, este tubo está lleno de aire y cuenta con un sensor de presión en cada uno de los extremos. Estos sensores se encargan de detectar el cambio de presión en caso de colisión frontal y envían una señal a la unidad de control del airbag. Con esta señal el sistema (denominado PSAT PPS) desconecta la batería HV para proteger a los pasajeros y los servicios de emergencia en el lugar del accidente.

Estas son algunas de las aportaciones que Continental está realizando en materia de tecnología automovilística, un escaparate muy completo que seguiremos conociendo **según avancen los meses.**

Ahora en Hipertextual

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.