Marzo de 2015 fue un gran mes. Pudimos escuchar Lower Dens, recibimos con los brazos abiertos a Hotline Miami 2 y se estrenó American Crime. Pero además, llegó el Samsung Galaxy S6 edge, un terminal que pilló al mundo a pie cambiado y tuvo una crítica general sobresaliente. Ahora, ya en abril, por fin lo tenemos en nuestras manos. En este primer día con él hemos podido comenzar a probarlo, y aquí hay un anticipo de lo que vendrá en forma de reseña más adelante: **las primeras fotos hechas con su cámara**.

Empezamos con macros. Atención al polen y los granos caídos sobre los pétalos. También al bokeh.

Ahí tres ejemplos más con flores. Importan tanto nivel de detalle de la flor, como espinas del tallo o la corola, como el nivel de desenfoque del fondo.

Último ejemplo con el fondo desenfocado, el *sweet spot*: rostros familiares reconocibles pero claramente fuera de foco.

>»Los detalles venden la historia»

Esta frase la dijo Mr. Orange en Reservoir Dogs, y se aplica a todo. También a la fotografía. Aquí unas fotos para ver el nivel de detalle de las imágenes capturadas con el S6 Edge. Todo son **recortes de la imagen original al 100%**.

En este caso, recorte para poder ver más de cerca a las personas que están en la orilla del mar. Aunque están bastante lejos se puede apreciar bien el nivel de detalle (peinado, cara, detalles de la ropa, postura…).

En esta también se puede comprobar, más allá del nivel de detalle, el alto rango dinámico de las fotografías. Pese a tratarse de un temido entorno nublado, con un punto de luz directa solar entre nubes, se pueden distinguir el detalle y los colores de la cometa que está justo al lado de ese punto.

Más ejemplos del alto rango dinámico. Como se puede comprobar, el cielo estaba nublado y no había una alta cantidad de luz natural. El entorno ideal para que aparezcan las sombras, los tonos grisáceos y la temperatura de color fría. Se resolvió bastante bien.

Aquí, una panorámica tomada con el modo de la aplicación nativa del S6 edge.

Para rematar, fotos nocturnas, en la primera también con el nivel de detalle. Aunque la torre aparece con el típico efecto acuarela del detalle lejano en fotos nocturnas, el resultado es bastante bueno. Lo más llamativo es el cielo, que se mantiene negro y sin grano ni ruido.

Aquí lo que más destaca es el nivel de luminosidad, incluso en puntos lejanos y sin luz directa, sino la tenue de las farolas de luz amarilla. Si se mira la foto en la mitad inferior o con independencia del cielo, hasta parecería que es de día.

Dos fotos del mismo lugar en el mismo momento. Esta con el modo automático de la cámara. El agua sale en movimiento.

Aquí, la misma hecha con el modo deportivo, para capturar escenas en movimiento y detener mejor la imagen.

Bonus final: de las dos fotos a continuación, la de arriba está hecha con el iPhone 6 Plus. La de abajo, con el Galaxy S6 edge. Ambas en el mismo momento, el S6 Edge en modo automático. Ninguna edición posterior. Juzguen ustedes mismos.

Ahora en Hipertextual

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.