BYD, uno de los fabricantes de autobuses eléctricos más importantes del planeta, ha confirmado que ha recibido un nuevo pedido proveniente de una Administración Pública, en este caso se trata de la ciudad de Nottingham, en Inglaterra. La ciudad aumentará su flota de autobuses eléctricos con 13 unidades, que se sumarán a las 45 que ya tienen y que la convierten en la ciudad con mayor penetración de autobuses eléctricos.

Estos 13 nuevos autobuses eléctricos, con una longitud de 12 metros, llegarán a finales de este mismo año. El coste de adquisición ha ascendido a casi 3 millones de euros, lo que deja el coste por cada autobús de unos 200.000 euros, una cantidad más que asumible para un medio de transporte público y respetuoso con el medio ambiente. Amén del ahorro económico para el consistorio a largo plazo, un asunto muy importante y que los habitantes están valorando muy positivamente.

Los autobuses eléctricos que han comprado tienen una garantía de cinco años para la parte mecánica y las baterías, que se basan en la tecnología de hierro-fosfato.

Por el momento se desconoce la ficha técnica de estos autobuses eléctricos, no sabemos ni autonomía, ni potencia, ni tiempos de recarga, pero en este tipo de movilidad son temas poco importantes ya que su uso es 100% urbano y no tendrán que acometer largos recorridos.

El concejal de Transporte y Planificación de Nottingham declaró que los autobuses eléctricos tienen un efecto muy importante en la calidad de vida de la ciudad al reducir las emisiones nocivas y el ruido. Con este tipo de medidas la salud de sus habitantes será una de las mejores en Europa.

La ciudad de Nottingham es un ejemplo para el resto de ciudades europeas porque prácticamente todos los medios de transporte están actualizándose gracias a subvenciones y ayudas públicas para que las bicicletas, los taxis, el tranvía y los coches sean lo menos contaminantes posible.

¿Cuánto tendremos que esperar para que en el resto de ciudades se vean este tipo de actitudes?