Algunos rumores ya avisaban de que no iba a llegar, pero el ciclo natural indicaba que en este MWC 2015 íbamos a conocer el Xperia Z4 de la mano de Sony. Llevan más de dos años con este mismo ciclo: un *flagship* cada seis meses, aprovechando el Mobile World Congress de Barcelona (salvo el primer Z) y la IFA de Berlín para las presentaciones. A algunos les ha pillado por sorpresa esta ausencia. ¿Cuáles son sus posibles causas?

- **Los malos números de Sony Mobile**. Hace unos días publicamos un análisis de sus resultados financieros división por división, y Mobile era sin duda la peor parada. Los segundos cuatrimestres de los dos últimos años han sido desastrosos, especialmente el de 2014. Para el cuarto de 2014 se esperan unas pérdidas de 1715 millones de dólares. Fabricar millones de terminales es caro. Más caro aún es quedarse con ellos meses después sin poder darles una salida en el mercado o hacerlo con un margen prácticamente nulo. A ello hay que sumarle el coste de las campañas de marketing de cada terminal. Seis meses de duración máxima para cada Z, últimamente para cada Z Compact, más las dos tablets. Por otro lado, Samsung con un S y un Note anuales. Apple con plazos también anuales sin que se distinga entre iPhone 6 o 6 Plus. Motorola, también con un X, un G y un E anuales. El plazo de los seis meses era difícil de sostener si no estaba acompañado de unas ventas brutales.

- **El retraso de la llegada de un nuevo sensor**. Desde el Xperia Z1, Sony utilizaba el sensor fotográfico IMX 220. Su sucesor es el IMX 230, con resolución de 21 megapíxeles. Como anunció en su web oficial, entrará en producción en abril. Este sensor tendrá un enfoque por detección de fase de 192 puntos, grabación de vídeo 4K en modo HDR avanzado y corrección del punto blanco. Si pese a ser de la casa no llega a tiempo para el que sería el ciclo natural de renovación, nos vamos a un Z4 para la llegada del verano... o incluso para septiembre, y la posibilidad de invertir mucho en una campaña navideña.

Sony Xperia Z1 Compact

- **La posibilidad de un cambio profundo en la estrategia**. ¿Alguien recuerda el Xperia Z Ultra? Yo sí, probarlo me convirtió en el centro de atención en el metro. Un terminal de 6.4 pulgadas no es algo como para pasar desapercibido. Pues bien, llegó en verano de 2013 y 20 meses después no hemos vuelto a tener noticias de la gama Ultra. La Compact tuvo su aparición tardía como versión del Z1 (a semanas de la llegada del Z3) y luego pasó a acompañar a este último. Un poco caótico, frente a la uniformidad de los cuatro Xperia Z que llevamos. ¿Y si Sony pasa a una estrategia de tres terminales Z anuales? HTC hizo algo así con One, Mini y Max en 2013. Samsung diversifica las dos grandes apuestas mediante S y Note. ¿Y si vemos algo más que un mero retraso o un cambio de ciclo semestral a otro anual?

- **Simplemente, la voluntad de hacer un evento propio**. Una presentación exclusiva más adelante (¿marzo? ¿abril?) sin un retraso significativo respecto al Mobile World Congress, que simplemente suponga una fecha distinta para acaparar las portadas en lugar de dejar que Samsung y compañía eclipsen al buque insignia de Sony.