Hablar de universos paralelos solo puede ser fruto de la más pura ciencia ficción o de la más compleja y abstracta rama de la física. Hay quién afirma que los universos paralelos existen. Varias hipótesis apuntan a que esto podría ser así y ciertas teorías nos hacen sospechar de esta posibilidad. Sin embargo, ¿existe alguna manera de demostrarlo? Bueno, en una complicada tesitura, algunos físicos afirman que el reinicio del LHC podría ser capaz de comprobar su existencia. Por supuesto de manera indirecta, ya que interactuar con ellos está fuera de toda posibilidad en nuestra realidad. Investigar sobre otros universos paralelos solo tiene una finalidad y es dar aún más base teórica las ya de por sí bizarras hipótesis con las que juegan algunas de las mentes más incomprensibles de nuestro universo.

Universos Paralelos

En primer lugar, ¿qué son los universos paralelos? Aunque existen varias hipótesis al respecto, a cual más compleja, vamos a tratar de simplificar un asunto que atañe a los fundamentos mismos de nuestra realidad. Hace ya un tiempo que debido a las evidencias cosmológicas, los físicos se pararon a pensar que muy probablemente este universo es solo uno entre infinitos. La radiación de fondo, en 2013, nos hizo pensar que otros universos, físicamente dispuestos, tiran de nuestra realidad, al igual que nosotros tiramos de otras. Es como una enorme caja esférica de la que no podemos salir de manera alguna, donde los universos se disponen como canicas, en mitad de una nada aún mayor. Aunque la hipótesis habla de números y partículas, para que lo entendamos, un número infinito de "yoes" y "tues" podrían andar Las evidencias cosmológicas y cuánticas apuntan a la existencia de otros universos paralelossueltos en un nivel de realidad inalcanzable y solo visible a nivel matemático.

La existencia de universos paralelos surge de la mecánica cuántica y sus extrañas propiedades. Siendo terriblemente simplista, es imposible medir un sistema sin perturbarlo ya que nosotros mismos somos parte del sistema. Teniendo en cuenta la hipótesis de Everett, una de las más sencillas, la misma medición, que perturba el sistema, lo hace generando varios resultados al mismo tiempo, del cual nosotros vemos uno y los otros se presentan en una realidad alternativa y paralela, intocable entre sí. Esto se sustenta con varias hipótesis matemáticas, pero no es suficiente. ¿Verdad?

El LHC como respuesta

Saltando a otros aspectos de las hipótesis (y dejando muchísimas cosas por el camino), volvemos a la física cuántica. A diferencia de la hipótesis de Everett, la gravedad cuántica podría dar su propia explicación a la existencia de estos universos paralelos. Estos no serían como la clásica existencia del multiverso de Everett, sino una colección de universos paralelos dispuestos en dimensiones extra de esta realidad. La deformación de la gravitación cuántica está relacionada con la formación de los famosos "pequeños agujeros negros" del LHC. Esto, que asustó a más de uno tiempo atrás, podría estar en el punto central de la demostración de la existencia de estos universos paralelos. La gravedad cuántica, en una de sus complicadas hipótesis, predice la posibilidad de encontrar estos agujeros negros Es más importante la puesta a punto del LHC y la demostración del arco iris gravitatoriominúsculos, los cuales no han sido hallados hasta ahora debido a lo que se conoce como "arco iris de gravedad" (como la novela, que no tiene nada que ver).

Ésta explica que la búsqueda de dichos agujeros negros ha podido ser errónea ya que la energía varía de forma proporcional según las leyes de la gravitación cuántica. Dichos agujeros serían, como toda singularidad, un sinsentido físico y, por tanto, un punto de conexión en los que las leyes cuánticas "escapan" entre dimensiones de esta misma realidad, entre universos literalmente paralelos. Los físicos esperan poder realizar las pruebas adecuadas para comprobar tanto la existencia de estos microagujeros negros y, también, la del arco iris de gravedad.

Un detalle importante de la existencia prevista de otros universos es la imposibilidad de interactuar con ellos. Sencillamente no podemos. El único sitio sería en el centro de la singularidad, el agujero negro, un lugar de donde no se puede escapar. A nivel práctico, tiene mucha más importancia para la física la puesta a punto del LHC y la demostración referente al arco iris gravitatorio, ya que supondría revisar varias teorías. Así que hablar de universos paralelos sigue siendo una cuestión bonita y muy filosófica pero con poca aplicación práctica. Pase lo que pase, me temo, seguiremos soñando con universos paralelos sin llegar a verlos durante el resto de nuestra existencia.

👇 Más en Hipertextual