turismo espacial
Actualización 30 de marzo, 17:30:
La AFP confirmaba recientemente la ocurrencia de un malentendido por parte de los medios de comunicación. La NASA y el Roscosmos no han llegado a un acuerdo formal sobre la construcción de una estación internacional en conjunto. Parece ser que las palabras dichas por Komarov han sido malinterpretadas. Recientemente, tanto el primer ministro ruso, Dimitry Rogozin, como una fuente para Engadget confirmaban que no hay ningún plan oficial de colaboración sino, más bien, la buena intención de colaborar en el futuro. Por su parte, Rusia afirma tener que analizar y llegar a un acuerdo sobre la conversación mantenida por las dos agencias. Esto no resta importancia a las intenciones, pero parece que todavía estamos un poco lejos de ver cristalizada una nueva estación internacional.

Parece que las cosas están llegando a bueno puerto. Hace un tiempo escuchábamos la decisión del Roscosmos, la agencia espacial rusa, de construir su propia estación espacial al término de la vida prevista para la ISS, en 2025. Nos preguntábamos entonces que sería de la NASA y la ESA, qué proyectos tendrían en mente y si volverían a poner un laboratorio en órbita. Efectivamente, tal y como anunciaban el sábado, el Roscosmos y la NASA trabajarán en una nueva estación orbital desde la que seguir colaborando en la investigación. **Un nuevo proyecto que brillará como un símbolo del progreso en unión**. Eso sí, no podemos evitar pensar en otro aspecto: ¿se unirán también otras naciones al proyecto? ¿Podrán? ¿Será este el comienzo de una nueva Estación Espacial Internacional? Por el momento parece que no, pero las agencias nos e cierran a tal posibilidad.

##Roscosmos y NASA, como buenos amigos

Aunque la extraña sombra de la Guerra Fría todavía les pasa a algunos por la cabeza, lo cierto es que el Roscosmos y la NASA llevan tiempo colaborando estrechamente en la conquista del espacio. Aunque ambos países tienen sus propios intereses, la carrera espacial hace ya tiempo que **pasó a ser una carrera de relevos donde todas las agencias tratan de echarse una mano** (al mismo tiempo que destacar un poco, eso no lo negamos). No es tanto una competición agresiva, como lo fue en las primeras etapas, sino una manera de ayudarse para llegar cuanto más lejos mejor. Cuando Roscosmos anunció su intención de construir una estación propia, la primera Los responsables, han dejado abierto el proyecto a cualquier agencia que se quiera unir a la propuestaidea del público fue pensar que habíamos llegado a ver el fin de uno de los proyectos colaborativos más importantes de la historia.

Pero ahora podemos ver que no. El anuncio de la colaboración entre el Roscosmos y la NASA es más que una declaración de intenciones. Hablamos de una decisión a conjunto, unánime, de prolongar la vida de la ISS hasta 2024 y, entonces, **proceder a construir una nueva y mejorada estación a conjunto**. Es más, Komarov, jefe y portavoz de Roscosmos, invitaba al resto de Agencias Espaciales a unirse a la construcción y mantenimiento de la nueva estación. Se disipan así los temores de una separación tácita en la carrera espacial.

##Con vistas a Marte
Pero lo más interesante del gesto, seguramente, es la curiosa referencia a Marte de Komarov. La conquista del planeta rojo sigue en la mente de todos y cada uno de los responsables de la NASA y el Roscosmos. Tras conocer, tiempo atrás, la intención de Rusia de construir una estación en la Luna desde donde poder realizar pruebas de minería extraterrestre, a todos nos parecía que la intención era alargar demasiado los planes de pisar Marte. Sin embargo ahora podemos ver que no. Todo lo contrario, tanto Komarov como Bolden, el También anunciaron la intención de unificar las especificaciones y detalles técnicosactual administrador de la NASA, afirmaron la intención de **planear a conjunto una ruta de vuelos** y misiones para Marte.

Es más, ambos hablaron de la intención de unificar las especificaciones técnicas y otros detalles típicos de la cosmonáutica. Algo que lleva necesitándose desde tiempo atrás y que complica muchísimo la existencia de los astronautas y los ingenieros encargados del mantenimiento de la ISS. Es más, como decíamos antes, ambos dispusieron **la intención de abrir la propuesta a cualquier país dispuesto a participar**, por lo que probablemente no tardaremos en ver el añadido de agencias como la ESA o, quién sabe, China o India, quienes tienen ambiciosos planes de conquista espacial. Definitivamente, parece que este es el gesto que necesitábamos para eliminar la sombra de duda: el espacio seguirá siendo terreno para la colaboración internacional, más allá de nación o bandera. Y aunque se apague la luz de la ISS, parece que otra nueva y más grande iluminará nuestro cielo.