Un 23 de marzo pero de **1990** se estrenaba en el cine la película ‘**Pretty Woman**’. A ritmo de **Roy Orbison** y bajo el clima de la ciudad de Los Ángeles conocíamos la historia de Vivian Ward y Edward Lewis. Una trama que daría una nueva oportunidad, que aún perdura, a las comedias románticas que agonizaron durante décadas hasta el día que veíamos a **Julia Roberts**, enfundada en botas altas, un mini vestido y una peluca rubia, subir al auto deportivo de un joven **Richard Gere** que hacía de millonario aburrido y solitario.

##*La Cinderella moderna*

¿Cuántas versiones de la ‘Cenicienta’ conoces, sea para cine, dibujos animados o cuentos? Seguramente muchas. Precisamente este fin de semana fui con mi hija al cine a ver la versión *live-action* de Disney dirigida por el gran Kenneth Branagh. Sí, la mil veces contada Cenicienta está abarrotando las funciones cientos de años después desde su época de relato oral y sus primeras versiones escritas y a 25 años de **’Pretty Woman’ que no es más que una Cenicienta moderna** (de los 90’s, claro) ¿por qué un relato que todos nos sabemos de memoria sigue siendo un éxito? ¿Por qué en el aniversario de Pretty Woman seguimos hablando sobre esta película?. Para responder tendríamos que hacer una analogía a la pregunta: ¿qué fue primero el huevo o la gallina? y preguntarnos, ¿qué fue primero, **la damisela en apuros o el príncipe que rescata princesas**?

No hay respuestas que satisfagan a todas las partes en ambas preguntas. Sin embargo, creo que la respuesta a la segunda va a la par de ese sentimiento de que ***algo* ajeno a nuestra naturaleza nos salve**. Es decir, a las mujeres los hombres, a los hombres las mujeres, a los humanos los extraterrestres o Dios, a Homero, Superman. Siempre poniendo muy en alto y en algo distinto a nosotros mismos la respuesta a ‘todos nuestros problemas’. A decir verdad, prefiero las historias en las que las mujeres por sí solas aprenden a ser poderosas, a encontrarse, a ser sus propias respuestas, pero sería una mentira decir que siempre creí, desde niña, esta historia menos novelesca.

##La era de comedias románticas

En ‘Pretty Woman’ vemos como el sueño de niña de Vivian Ward, tipo Cenicienta, se hace realidad pero en **una versión moderna**: ya que el caballo se convirtió en una limusina blanca, la torre que escala el príncipe en una escalera de emergencias y la vida miserable que lleva la dulce Cenicienta en el fruto de las garras de la vida moderna que la arrastró a trabajar a las calles de Los Ángeles en el oficio más antiguo del mundo. Vivian, que hace su trabajo cuidando de no romper la única regla: no besos en la boca y dejarlos en un estado de exclusividad, casi virginal, para aquel que los merezca.

Así pues, ya que vimos las transformaciones de ambos personajes principales de Pretty Woman se vino una oleada de comedias románticas que **no han faltado con el paso del tiempo en cartelera**. Cambian las parejas, cambian los tiempos y ya tenemos un gran listado de historias que podemos recordar desde Vivian-Edward, sí, desde hace 25 años.

Por último otra pregunta: ¿cuántas comedias románticas has visto (por gusto o por obligación) y cuáles son tus favoritas (si es que las hay)? Podría decir que la *vida* que inyectó Pretty Woman a las comedias románticas **aún sigue circulando en las venas de ese género de cine**. Incluso en la terrible ‘50 Shades of Gray‘ los recursos son los mismos: el millonario aburrido, solitario, la chica pobre, ingenua y dulce que lo hará cambiar, los regalos caros que ella no puede costearse, el paseo por aeronave (en el caso de Pretty Woman van en avión a ver La Traviata ¿a caso una versión antigua de sí misma como historia?) Claro, cada cinta o historia tiene sus propios matices, pero casi nada ha cambiado: el deseo de ser rescatados por alguien más poderoso (y rico), *inversión* que será recompensada con amor, del más genuino.

La comedia romántica es un género que no me fascina, aunque debo confesar que he visto bastantes y muchas me han gustado, que he visto más veces ‘Pretty Woman’ de las que puedo admitir aquí mismo y que he sonreído tontamente con el final feliz que conozco de memoria. Es como dice una amiga: lo mejor de las comedias románticas es que nos muestra hombres que no existen, que hacen cosas que los de verdad no harían, pero sobre todo que siempre, siempre habrá un final feliz.

Deja en comentarios tu comedia romántica favorita o tus escenas favoritas de Pretty Woman. ¡Festejemos los 25 años de cursilerías!

Ahora en Hipertextual

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.