El título de skate del momento hace su reaparición con un ansiado OlliOlli2: Welcome to Olliwood. Cargado de novedades visuales y nuevos trucos para dominar los escenarios de película. Voy a empezar este análisis de forma peculiar, y es hablando de la música de OlliOlli2. La excelente banda sonora, tanto en la primera entrega como en la segunda, es uno de los aspectos más importantes del juego. Las canciones que la forman no han sido compuestas expresamente para OlliOlli2, pero sin duda estas han sido elegidas con exquisito cuidado para encajar en cada uno de los variopintos escenarios.

Mi inmersión perfecta: momento de paz, sofá, PS Vita, auriculares y sucumbir al frenético ritmo de las melodías fluyen los movimientos. Una experiencia, quizá, sólo comparable con Hotline Miami. Así que, si me permites la sugerencia, abre este enlace en una nueva pestaña y escucha la canción [Parkinson White & Kyle Cook – Sapphire](https://www.youtube.com/watch?v=aA2XhIy78_I) para un mejor entendimiento de lo que es **OlliOlli2: Welcome to Olliwood**.

El equipo indie británico Roll7 sacó al mercado la primera parte de este arcade de skate hace poco más de un año de forma exclusiva para la portátil de Sony. El éxito de lanzamiento fue inmediato, la prensa se deshacía en buenas palabras para alabar el buen quehacer de los ingleses. Era cuestión de tiempo que, dado al éxito logrado, se extendiese a otras plataformas, aunque, personalmente, la intimidad con el juego que se consigue con Vita no se obtiene de otro modo. Así pues, en Roll7 no se durmieron en los laureles centrándose únicamente en portar el juego para que llegase a más gente, sino que se pusieron manos a la obra con la secuela del nuevo y mejor juego de skate del momento.

Ahora, trás meses de angustiosa espera con seductores trailers, ha llegado OlliOlli2: Welcome to Olliwood, que dista mucho, muchísimo, de ser una mera secuela sacacuartos. El espíritu del juego sigue intacto, tan loco y adictivo como recordamos, pero todo lo demás ha cambiado. ¿Para bien? Oh, sí.Donde el primer OlliOlli nos robó el corazón haciendo uso del, últimamente recurrente, pixel art, la secuela ambientada en Hollywood presenta un refrescante lavado de cara. OlliOlli2 deja atrás los píxeles grandotes para presumir de un colorido mundo vectorial que le sienta francamente genial, distanciándose así del píxel, cada vez más redundante, llenando la pantalla de personalidad.

Todo nuevo para la ocasión, desde los escenarios hasta el anónimo protagonista, que ahora incluso ondea su camiseta al viento. OlliOlli2: Welcome to Olliwood se plantea, como su propio nombre guiña, en Hollywood y varios sets de rodaje. Ambientaciones de aventura, del oeste, de terror y, no podía faltar, ciencia ficción. Todos ellos con una profundidad de múltiples planos más viva que nunca. Mi favorito en este sentido es el tercer mundo, el de los western, en el cual podemos contemplar como un tren marcha a toda velocidad al fondo ajeno a nuestros asombrosos trucos con el patín. O el detalle cinematográfico del rayo de sol que se cuela entre las montañas dando como resultado ese destello en la ficticia lente de la cámara. Son ese tipo de detallitos que son de agradecer por enriquecer la experiencia.

De hecho, una de las novedades introducidas es la bifurcación de caminos en algunos de los niveles. OlliOlli presentaba un escenario lineal de principio a fin. Ahora existen varias posibilidades de recorrido, que normalmente son dos, siendo una de ellas más exigente en habilidad y precisión a la hora de acceder, pero necesaria para cumplir todos los requisitos de la pantalla. Una buena dosis de dinamismo en un título que ya es dinámico de por sí.

Para definir el juego podríamos decir que es un título de skate con desplazamiento horizontal en niveles prediseñados en los que enlazar trucos para realizar combos de puntuaciones millonarias, pero para simplificar el concepto enrevesado, diremos que es **un Tony Hawk’s en 2D**. Descripción bastante acertada, por cierto.

Dominar el manual es la clave del éxitoEn OlliOlli, el primero, únicamente podíamos combinar grinds y trucos en el aire, utilizando el botón X para finalizar el combo al tocar el suelo cuando ya no era posible continuar las piruetas. Ahora, con la introducción de los nuevos trucos, todo, literalmente, ha cambiado. Manual, reverts, revert manual y grind switching. Cuatro nuevas posibilidades que, aunque pueda parecer poca cosa, consiguen que todo cuanto habías aprendido en el pasado quede obsoleto, siendo el principal culpable el manual (y revert manual, si te sientes lo suficientemente valiente).

Un manual, para aquellos menos versados en el lenguaje de la tabla sobre ruedas, consiste en mantener el equilibrio sobre dos ruedas mientras te desplazas. Aplicado a OlliOlli2, quiere decir que en las zonas donde no hay posibilidad de realizar trucos, ahora puedes introducir un manual para enlazar el combo. Sin duda esta es la novedad más importante que introduce el juego. Parece mentira que un cambio tan “mínimo” implique tal revolución en el gameplay, siendo lo mejor que le ha pasado a la franquicia y nuestra perdición, pues ahora es posible hacer todo el nivel en un único combo épico de multiplicador x80 o más. Ante cualquier imperfección reiniciaremos el nivel para que la realización sea lo más espectacular posible, con lo que ello conlleva en la puntuación de los leaderboards online.

En este sentido el juego se ha vuelto mucho más exigente de lo que recordábamos, que ya tenía una curva de aprendizaje dura para quien toma el control por primera vez. Ahora, además del reto personal autoimpuesto de realizar todo el escenario en un único combo legendario, será el propio escenario el que nos exija la perfección en nuestros movimientos para tener la suficiente energía cinética para superar ciertas zonas. En OlliOlli la perfección es sinónimo de realizar el grind, aterrizaje o manual unos instantes antes de tocar el suelo, flirteando con la muerte y la visión de perder el buen hacer conseguido. No hay medias tintas, todo de una o vuelve a intentarlo.

Es necesario rozar la perfección para poder avanzarEl contenido total del modo historia se compone de 25 niveles amateur, que ya son complicados conforme avanza, y 25 niveles pro desbloqueables al conseguir los cinco retos propuestos para cada nivel amateur. Suman así 50 niveles únicos y 250 desafiantes retos por delante. Asimismo cada día tendremos el “grind diario”, un escenario nuevo donde competir por la mayor puntuación a nivel mundial. Podemos practicar el nivel y repetir tantas veces como queramos, hasta sentirnos lo suficientemente cómodos, pero la que cuenta sólo es una. Si fallas en ese intento, cosa que a mí me suele pasar por sucumbir a la presión del momento, no habrá más oportunidades para lograr la fama y el respeto del resto de jugadores hasta el día siguiente.

Desgraciadamente, el modo multijugador local no está disponible por el momento. Está confirmado que será posible jugar con hasta cuatro amigos en competitivo por la máxima puntuación pero está característica no vendrá de salida y sin fecha confirmada por el momento. En cualquier caso, hemos visto ya vídeos de los desarrolladores probando este modo por lo que no creo que sea una larga espera. Por ahora nos tendremos que conformar con las puntuaciones online y superar a nuestros conocidos a distancia.

Conclusión

OlliOlli2: Welcome to Olliwood es una secuela que bien parece un juego completamente nuevo. Desde un renovado apartado gráfico, pasando por una excelente selección de temas musicales, hasta el giro de 180º del gameplay.

Un título con una curva de aprendizaje que pondrá a prueba nuestra paciencia en más de una ocasión, pues es mucho más exigente de lo que estábamos acostumbrados en la primera entrega, pero también es mucho mayor la satisfacción al lograr hacer un combo perfecto de tres millones de puntos. Una vez logras esa sintonía con el juego, en la que no piensas y los pulgares reaccionan solos a los obstáculos, es puro vicio. Personalmente, recomiendo la experiencia de PS Vita con auriculares sobre otras plataformas.

Sin lugar a dudas OlliOlli fue, hace un año, uno de los mejores juegos indie de 2014. Ahora OlliOlli2 trata de superar, y en mi opinión, supera, a su predecesor en todos los aspectos.

Pros

  • Renovado y acertado apartado visual
  • Alucinante banda sonora, perfecta para el ritmo de OlliOlli
  • Los manual
  • Tan adictivo como el primero

Contras

  • El multijugador local llega tarde
  • Puede ser muy exigente (difícil) en ciertos niveles

Ahora en Hipertextual

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.