Shutterstock/Nikiforov Volodymyr

El tema sobre la brecha entre hombres y mujeres es uno que trae demasiadas discusiones y muchas veces posiciones **polarizadas**. Sin embargo se trata, de hecho, de una situación que existe y **muchas mujeres alrededor del mundo** la padecemos.

Cabe decir que esta brecha abarca desde derechos básicos, servicios de salud, educación, participación política y claro: **oportunidades laborales**. Hace poco se ponían los reflectores en la brecha de género salarial sobre todo por la *llamarada* mediática en que se vio envuelto el discurso de Patricia Arquette durante la entrega de premios Oscar 2015. Aquí en Hipertextual hablamos también como Leonard Nimoy luchó por la igualdad salarial en Star Trek.

Pero lejos muy lejos de Hollywood, en la vida diaria de las ciudadanas de a pie se vive el **lastre de la brecha de género**. En este caso abordaremos específicamente sobre las mujeres en **puestos directivos** en las empresas a lo largo del mundo. Los datos recogidos son de gran interés porque lejos de las suposiciones inmediatas varios países dan la *sorpresa* de mantener un porcentaje igualitario o una brecha muy pequeña, así como otros, considerados económicamente de primer mundo, en que la brecha pareciera más grande de lo esperado.

Lo cierto es que la tendencia frente a los porcentajes que presentan estos resultados es que las sociedades de **Oriente Medio**, ya que los países con índices más bajos se encuentran en esta región, tienen mucho que aprender de los del **Caribe** dónde se ubican los países con mayores índices de mujeres en puestos directivos.

Recordemos también, hace un año, los reportes de diversidad que hicieron grandes empresas, como Google, en los que las mujeres apenas figuraban en las posiciones de puestos tech y mucho menos en puestos directivos en esta área. Así que el trabajo en materia de igualdad apenas comienza.

Por otro lado, recordemos que la importancia de la medición de la brecha de género es oportuna para tomar las medidas necesarias en las agendas de los países, al menos así lo señalan en el **Foro Mundial Económico** en su reporte de 2014.