La justicia sueca parece que quiere darle una segunda vuelta al caso de Julian Assange y ha anunciado que está dispuesta a interrogar al fundador de Wikileaks en Londres sin necesidad de realizar una extradición formal, pues recordemos que por miedo a que no se realice un juicio justo o se produzca su extradición a USA, Assange lleva desde 2012 recluido en la embajada de Ecuador en Londres.

En este sentido, la Fiscal General Sueca, Marianne Ny, ha sido la que ha enviado una solicitud a la representación y defensa de Assange y, pese a que efectivamente esa defensa ha aceptado, los abogados de Assange han comunicado que el proceso para que la acusación pública sueca pueda interrogar a Assange dentro de la embajada puede llevar su tiempo debido a los trámites con el gobierno de Ecuador, ya que debe realizar el interrogatorio dentro del espacio soberano del país latinoamericano.

¿Y a qué viene esta relativa aceptación por parte de fiscalía para interrogar a Assange en Londres? Sencillo, los delitos de los que se acusa al fundador de Wikileaks tienen fecha de prescripción en Suecia para este mismo verano, por lo que superada la fecha de prescripción la fiscalía del país Europeo ya no tendrá potestad para acusar a Assange por el mismo delito, y la única cuenta pendiente que le quedará será con el gobierno de los Estados Unidos.

De momento parece que la fiscalía sueca quiere realizar una prueba de ADN y un interrogatorio formal en la embajada de Ecuador en Londres, pero tal como apunta la defensa de Assange, necesita una solicitud al gobierno británico y al de Ecuador si quiere que continuar la investigación antes que los delitos prescriban.