Buenas noticias para algunos usuarios, muy malas noticias para la red. Orange acaba de anunciar que pone en marcha su nueva tarifa Colibrí cuya mayor bondad es dar datos ilimitados a los usuarios siempre y cuando naveguen en Facebook o Twitter. Quizás decir ilimitados, como en el caso de Yoigo, es algo prematuro, pues en este caso los datos *ilimitados* para Twitter y Facebook se quedan en los 10GB. De momento estará disponible a partir del 6 de abril.

Esta nueva estrategia de Orange para atraer nuevos clientes bajo el pretexto de una tarifa ilimitada es algo que hemos visto en otros países europeos con las llamadas tarifas de datos WhatsApp, en las que el tráfico a través del servicio de mensajería no computa dentro del total disponible de nuestra tarifa de datos. Pero por mucho que sea un práctica habitual entre algunas operadoras, lo cierto es supone un problema de cara a la neutralidad de la red.

La nueva tarifa “Colibrí”, pionera en el mercado español, ofrece, por €11,95 € al mes, 1GB de navegación en 4G y llamadas a 0 cént./minuto. Lo novedoso de esta tarifa es que permite twittear, subir fotos y vídeos, jugar y compartir cualquier contenido sacando el máximo partido a Facebook y Twitter, dos de las redes sociales más populares entre el público joven, sin gastar datos de la tarifa y con un límite de navegación de 10GB.

Vale que aquí no estamos ante las fast lanes o vías rápidas, pero sí que se está incentivando a un grupo específico el fomento en el uso de un grupo especial de servicios que por esta o aquella razón gozan de un estatus superior respecto al resto de la red dentro de este tipo de tarifas. Al dar un estatus superior en cualquiera de sus formas (vía rápida, datos ilimitados, preferencia de uso...) haciendo una diferenciación por precio dentro del conjunto de tarifas, que en definitiva son las que permiten al usuarios el uso de la red, nos estamos cargando la neutralidad de la red.

Con este movimiento, cualquier operadora está diciendo que el tráfico de Twitter y Facebook, por ser más usado entre los usuarios, vale más que el resto del tráfico de la red, y por extensión se prioriza haciéndolo más atractivo entre los usuarios. Y priorizar trafico, sea cual sea la estrategia, es una mala noticia.

Las operadoras son libres para utilizar sus redes y dar ofertas a sus usuarios como crean oportuno, pero al menos llamemos a las cosas por su nombre. No podemos alzar la bandera de la neutralidad de la red mientras decimos que un tráfico vale más que otro y, en este caso, de forma tácita y disfrazada de oferta de datos ilimitados (sea en Orange o en cualquier operadora), se está dando el primer paso para que en la red móvil un tráfico valga más que otro.