Apple quiere renunciar a todo tipo de conexión física –más allá del propio cargador y del jack de 3.5mm para auriculares– con su nuevo MacBook. No obstante, teniendo en cuenta la dependencia actual a dicho tipo de conexiones, la compañía de Cupertino se ha visto obligada a lanzar una serie de adaptadores para MacBook con el objetivo de suplir esa ausencia de puertos mientras la sociedad termina de adaptarse hacia ese futuro sin cables que tanto buscan.

Así pues, la compañía ha lanzado dos versiones de su adaptador: uno con conexión HDMI y otro con conexión VGA. Ambos cuentan también con el puerto USB Type-C (dedicado a carga principalmente) y un puerto USB 3.1 en el que podremos conectar cualquier otro dispositivo que necesitemos. Su precio, como es habitual en los adaptadores de la compañía de Cupertino, es relativamente elevado, ascendiendo hasta los 79 dólares.

Cada adaptador cuenta con un USB Type-C, un puerto de salida de imagen y un puerto USB 3.1Por desgracia, entre estos adaptadores para MacBook no encontramos uno que ofrezca conexión Ethernet ni lector de tarjetas SD (aunque siempre podremos recurrir a otros adaptadores USB en ese caso), algo que seguro que muchos habrían agradecido. De la misma forma, tampoco encontramos ningún adaptador Thunderbolt, el cual ha sido promovido desde hace años por la compañía de Cupertino y ahora, sorprendentemente, desaparece casi por completo en esta nueva línea de portátiles.

El dilema de los puertos y los adaptadores para MacBook es algo que seguro que va a generar mucha polémica en los próximos meses. Eso sí, habría sido todo un detalle que Apple incluyese uno de los dos adaptadores anteriormente citados en la caja de este nuevo MacBook (con el objetivo de silenciar algunas de esas críticas procedentes de esa parte del público que no acaba de comprender la intención de este producto).