España afronta en 2015 una galopante carrera electoral. Con la organización de los comicios en Andalucía el próximo 22 de marzo, arranca un año marcado, sin duda, por el auge de partidos como Podemos o Ciudadanos. El escenario político ha cambiado radicalmente en los últimos tiempos, y eso se verá reflejado en las elecciones que tendrán lugar a lo largo del año (además de las andaluzas, las municipales y autonómicas el 24 de mayo, las catalanas el 27 de septiembre, y por último, las generales).

Si el tablero político ha cambiado, ¿lo ha hecho también la forma en la que se realiza la campaña? Cuando Barack Obama ganó las elecciones de 2008, muchos tildaron su estrategia de revolucionaria. La comunicación política se basó en algo más que el conocido eslogan 'Yes we can': fue bidireccional, participativa y directa. ¿Ocurrirá lo mismo en nuestro país? El uso del Whatsapp en política parece ser la herramienta elegida para preparar la campaña.

¿Quiénes van a utilizar WhatsApp durante la campaña electoral?

Con la promesa de "no controlar tu última hora de conexión", el equipo de campaña del PSOE inauguró una nueva forma de comunicación con la ciudadanía. A través de su página web, cualquier persona puede solicitar acceso a este 'hilo directo' para así conocer "lo más destacado del PSOE". Los usuarios rellenan un formulario (con datos como el nombre, los apellidos, el DNI, la provincia y el email) para luego aceptar la política de protección de datos.

Desde Hipertextual hemos querido probar esta nueva herramienta de comunicación digital. Una vez que nos registramos en la web del PSOE, nuestros datos se incorporan a un fichero protegido por la Ley Orgánica de Protección de Datos, según comunican en un correo electrónico cuando autorizan el alta. A partir de ahí, el PSOE comienza a enviar la información más destacada de su actividad.

No es el único partido interesado en emplear el WhatsApp en política. El último en subirse al carro de la mensajería es Toni Cantó, diputado de UPyD y candidato en las elecciones autonómicas de la Comunidad Valenciana. En 48 horas, el político y actor ha recibido 50.000 mensajes, según ha anunciado el propio Cantó en su cuenta de Twitter. Desde Hipertextual nos hemos puesto en contacto con el diputado valenciano a través de este canal, sin haber recibido todavía respuesta.

whatsapp en política
Denys Prykhodov | Shutterstock

Por su parte, el Partido Popular también ha puesto en marcha diversas acciones para comunicarse a través de WhatsApp. Borja Gutiérrez, alcalde de Brunete (Madrid), fue uno de los primeros en ofrecer su número de telefóno para acercarse a la ciudadanía. Por otro lado, José Antonio Monago ha dado a conocer su móvil para que la sociedad extremeña pueda contactar con él. Hipertextual se ha puesto en contacto con ambos, que destacan la utilidad del Whatsapp en política.Todos los partidos, excepto Podemos, planean utilizar WhatsApp en campaña electoral

Gutiérrez comenta que el servicio de mensajería "aporta inmediatez y cercanía". Algo en lo que también coincide el presidente extremeño, que a través de WhatsApp confirma a Hipertextual que "la aplicación es una nueva herramienta para escuchar las necesidades y las demandas de los ciudadanos". Gutiérrez explica que todos sus perfiles en redes sociales los gestiona personalmente, "ya que no concibe otra manera de transmitir emociones, sentimientos y credibilidad". Por el contrario, Monago no gestiona individualmente el canal de WhatsApp, sino que se apoya en su equipo para contestar a los mensajes.

¿Qué otros partidos políticos utilizarán WhatsApp durante la campaña electoral? Desde Hipertextual nos hemos puesto en contacto con el área de comunicación y prensa de Ciudadanos, Vox y Podemos. Fernando Páramo, director de comunicación de Ciudadanos, confirma que en los próximos días la formación de Albert Rivera habilitará un canal de WhatsApp. En la actualidad, el partido de Rivera está desarrollando un software específico para facilitar la segmentación y gestión de los mensajes recibidos. En todo caso, según recalca Páramo, "se respetará la Ley Orgánica de Protección de Datos".

Desde el área de comunicación de Vox, nos explican que también implementarán un canal propio de WhatsApp para comunicarse con aquellas personas interesadas. Por el contrario, fuentes de Podemos confirman a Hipertextual que "no tienen pensado utilizar WhatsApp en su estrategia de comunicación". Por último, hemos intentado contactar con los responsables de comunicación y prensa de Izquierda Unida, sin obtener respuesta.

¿Por qué los partidos políticos usan WhatsApp?

La mayoría de partidos políticos utilizarán el conocido servicio de mensajería instantánea durante la campaña electoral. Sorprende, por tanto, la ausencia de Podemos en el uso de esta herramienta de comunicación. Por este motivo, nos hemos propuesto realizar un curioso experimento: comparar la adopción de WhatsApp por edades y la intención de voto/simpatía que despiertan los partidos políticos, según los datos reflejados en el último barómetro del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS).

Intención de voto y uso de WhatsApp en función de la edad | Create infographics

La brecha generacional en la intención de voto es significativa. Como explica Kiko Llaneras en Politikon, la radiografía de los votantes parece indicar que mientras el PP y el PSOE son partidos 'de gente mayor', Podemos triunfa mayoritariamente entre el público más joven.

La correlación entre la simpatía por un partido u otro, y el uso de WhatsApp por edades indicaría un detalle muy importante. Con la excepción de Podemos, que a tenor del barómetro del CIS no lo necesita, todos los partidos tratan de acercarse al electorado entre los 18 y los 44 años a través de la herramienta que usan mayoritariamente: WhatsApp.

¿Pueden los partidos políticos utilizar WhatsApp?

El abogado e ingeniero Sergio Carrasco explica a Hipertextual que "el hecho de que WhatsApp sea una herramienta tan popular la hace muy atractiva, y muchas veces no se valora nada más que eso". Una de las preocupaciones que podría asaltar al usuario del servicio es, precisamente, el tratamiento que se realiza sobre nuestros datos personales. El también presidente de la Asociación Derecho en Red confirma nuestros temores, al comentar que "el problema con WhatsApp es que al final se produce un tratamiento de datos del que no conocemos nada y en una aplicación que no cumple varios preceptos básicos de la protección de datos tal y como la concebimos en Europa".

No es posible legalmente usar WhatsApp como medio de interacción entre los partidos y la sociedadEn otras palabras, según Carrasco, "a primera vista parece que no es una herramienta adecuada para usos por parte de partidos políticos y de administraciones públicas".

En ese sentido, el Gobierno vasco anunció hace unos meses que utilizaría WhatsApp para "informar y responder a las consultas de la ciudadanía". Este abogado especializado en nuevas tecnologías explica a Hipertextual que "no es legalmente posible utilizar WhatsApp como medio de interacción entre la administración y la sociedad".

"Las condiciones de uso de WhatsApp nos limitan a usos personales, con lo cual no es admisible en iniciativas como las llevadas a cabo por el Gobierno vasco, al igual que sucede en el caso de los partidos políticos", reitera Carrasco. El uso político de WhatsApp podría derivar en un "nexo causal", según el abogado de Derecho en Red, entre las condiciones de la propia aplicación y el peligro que puede suponer para la privacidad de los usuarios.

¿Qué ocurriría en el caso de candidatos que hayan optado por mostrar su teléfono móvil? En palabras de Carrasco, "es discutible que su uso sea realmente personal, y por tanto, si cumpliría con las condiciones del servicio". Y aunque fuera así, añade el especialista en derecho tecnológico, "se trata de una herramienta sin garantía alguna, circunstancia que no resulta tolerable cuando hablamos de comunicaciones con un cargo electo" (como sucede en el caso de Cantó o Monago).

Sólo el PSOE ha mostrado por ahora cuál será su estrategia para utilizar WhatsApp en campaña. Carrasco explica que "lo mínimo que podríamos pedir es que se use únicamente como emisor de información general" (que es lo que parece dar a entender el partido de Pedro Sánchez). Sin embargo, reitera el abogado, el uso de WhatsApp en política no es recomendable. En resumen, se debería diferenciar claramente la utilización del terminal en la vida personal y la vida pública. En este segundo caso, las aplicaciones tendrían que ser auditadas adecuadamente antes de permitirse su uso. Algo que todavía no ha sucedido con WhatsApp.