Los smartphones son los dispositivos de moda durante estos últimos años, esto es ya innegable. Lo que antes se consideraba un capricho, ahora es una necesidad para la gran mayoría, y son los regalos preferidos por muchos durante las fiestas navideñas. Por eso no nos sorprende nada las cifras de ventas de smartphones durante 2014, como vemos a través de TechCrunch, con 1200 millones de smartphones vendidos durante el pasado año, con crecimiento del 23% con respecto al año anterior y superando la marca del billón de dispositivos por primera vez.

El estancamiento en ventas de países desarrollados ha propiciado que Latinoamérica sea la zona de mayor crecimiento.Además, si hacemos una segunda lectura más detenida, vemos unos datos aún más interesantes, y es que la zona que más ha crecido en el sector mobile ha sido Latinoamérica, liderando las cifras de ventas de smartphones con un aumento del 59% con respecto al año 2013 y un total de casi 110 millones de dispositivos vendidos, una auténtica barbaridad. Justo detrás de Latinoamérica se encuentran los países emergentes de Asia en el Océano Pacífico con un crecimiento del 55%, unas cifras que concuerdan con la reciente expansión a países menos desarrollados. Otra cifra que sorprende también es el gran incremento de smartphones con pantallas de 5 pulgadas o superior, con un crecimiento del 180% con respecto al año anterior, un segmento que pasará a ser el que posea mayor importancia a lo largo de este 2015.

Sin embargo, también tenemos que tener en cuenta que zonas desarrolladas como Japón y Corea del Sur, la zona occidental de Europa, así como China son las zonas con menos crecimiento en este aspecto, posiblemente debido a la sobresaturación del mercado de los smartphones. De hecho, la fuente de estos datos afirma también que el crecimiento durante 2015 será más lento, para aumentar sólo un 14% con respecto al anterior, rozando los 1.37 billones de dispositivos vendidos para el próximo año. Por tanto, el próximo terreno de batalla para las compañías de smartphones serán los países en desarrollo, donde el fenómeno de lo smartphones está aún por ser aprovechado.