Cada vez que hablamos de los vehículos autónomos echamos la mirada hacia California y sobre todo ponemos el foco en Google, pero hoy no vamos a irnos tan lejos porque Volvo ha decidido que en 2017 pondrá en circulación hasta 100 coches autónomos que se integrarán con el resto de automóviles. Es decir, estamos ante el primer proyecto de integración entre la movilidad del futuro y la del presente.

¿Cuántas veces has pensado en vehículos autónomos con diseños extravagantes? Es lo que nos han mostrado los fabricantes más tecnológicos con sus impensables prototipos, pero en Volvo tienen una premisa, el coche autónomo no debe ser diferente al resto de automóviles, al menos de momento.

El fabricante sueco usará coches convencionales modificados para poder funcionar de manera autónoma, estéticamente será complicado diferenciar unos de otros. Estos vehículos incorporarán un escáner multidireccional, una cámara trifocal, cuatro radares que cubrirán los 360 gracos y dos radares (uno frontal y otro trasero) de largo alcance. A este compendio tecnológico se unirán doce sensores de ultrasonidos y una completísima base de datos de mapas en 3D realizados en alta definición.

Las primeras pruebas se harán bajo condiciones estrictamente controladas y se evitarán carreteras de doble sentido o zonas con alta concentración de peatones o ciclistas. Conforme vayan pasando los meses y el sistema vaya siendo mejorado, se eliminarán alguna de estas limitaciones hasta dejar que el vehículo interactúe con peatones.

El director técnico especialista de Volvo, Dr. Erik Coelingh, afirmó que "crear un complejo sistema que tenga un 99% de confiabilidad no es suficientemente bueno, tenemos que lograr lo mas cercano al 100% antes de permitir circular estos vehículos con trafico en la vida real“. “Nuestro sistema tiene un enfoque similar al de la industria aeronáutica, donde operamos a prueba de fallos, donde los vehículos estarán equipados con sistemas independientes que trabajan de manera conjunta con el fin de brindar la información de apoyo necesaria en caso de que alguno de ellos no logre brindar la suficiente información se complementará con la información de otro y así garantizar la seguridad y la fiabilidad de piloto automático sin importar si alguno de estos sistemas dejará de funcionar correctamente”.

Por el momento no hay ninguna intención de despedir al conductor de su puesto habitual dentro del coche porque en cualquier momento podrá tomar el control del automóvil. Con todo esto, Volvo confía en que 2017 se conozca como el año en el que los vehículos autónomos comenzaron a dominar las carreteras.