Susana Moyaho

**Steven Wilson** tiene la “mala costumbre” de inspirarse en libros e historias para escribir sus discos. Fue sumamente notable con ***Fear of a Blank Planet*** de su banda **Porcupine Tree** el cual fue producto de ***Lunar Park*** de **Bret Easton Ellis** (*Less than Zero*, *American Psycho*) pero narrado desde la perspectiva del hijo de once años llamado Robby.

Con ***Hand. Cannot. Erase.*** sucede un poco de lo mismo, después de leer acerca de la historia de **Joyce Carol Vincent**, una mujer que fue murió a finales de 2003 pero durante dos años nadie se preguntó por qué había desaparecido, decidió escribir el disco bajo esa temática y desde la perspectiva de una mujer en una ciudad grande, que aún siendo sumamente popular, decide alejarse de todo y de todos hasta desaparecer por completo.

A diferencia de su trabajo solitario anterior, *The Raven that Refused to Sing*, que pretendía ser un tributo a la música progresiva de los 70s, ***Hand. Cannot. Erase.*** está sostenido bajo elementos modernos tanto en su mensaje, tono y su sonido. En cuanto a lo primero: sirve como una crítica a algunos de los dilemas sociales actuales, en particular a las sociedades hiper-conectadas, la vida veloz, la sobre-disponibilidad de información y datos, donde podemos saber todo de todos y justamente por eso es tan fácil simplemente dejar de estar. Probablemente por eso mismo la atmósfera general del disco es sombría, melancólica. La mayor capacidad de Wilson es su composición y su habilidad de formar “paisajes sonoros” que, en este caso, generan muchísima nostalgia.

*Wilson es Wilson* y siempre lo será, su sonido y composición característico estará siempre ahí, pero ***Hand. Cannot. Erase.*** es bastante diferente a lo que ha hecho antes, sobre todo como solista. Poquísimas similitudes a álbumes anteriores, y eso es bueno. Elementos de jazz, base rítmica con cambios complicados de tiempos, todo ejecutado con grandes niveles de virtuosismo por parte de todos los músicos que lo acompañan en el disco, los mismos que en el anterior:

* **Guthrie Govan**: guitarra
* **Nick Beggs**: bajo, Chapman Stick
* **Adam Holzman**: teclados
* **Marco Minnemann**: batería
* **Theo Travis**: flauta y saxofón

En esta ocasión también incorpora la voz de una mujer. Wilson explicó que, además del hecho que el disco se cuenta desde una perspectiva femenina, encontró inspiración en discos de **Kate Bush** quien en sus álbumes de solista invita voces masculinas para crear contrapartes y nuevos puntos de vista. **Ninet Tayeb** es la vocalista invitada y su trabajo es simplemente espectacular.

Musicalmente ***Hand. Cannot. Erase.***, como muchas otras historias, se divide en tres grandes partes, un inicio alegre, optimista, casualmente la sección más “*popera*” del disco, que por medio de *Routine* conecta a una segunda parte muchísimo más pesada. El punto alto de esta sección es *Home Invasion/Regret #9* que dura 11 minutos e incluye un largo solo de guitarra de esos que ya no se suelen grabar (¡gracias Guthrie Govan!) y una “segunda sección” oscura, instrumental y depresiva.

La tercera y última parte es extremadamente nostálgica, describiendo los últimos momentos de una persona completamente desconectada del mundo, alejada de todo y dispuesta a simplemente dejarse morir. *Trancience* funciona como elemento conector a esta última sección pero el centro es *Ancestral*, de trece minutos. Probablemente la pieza donde Wilson logra de la mejor forma posible mezclar diferentes estilos, momentos y recursos en una sola canción. El álbum acaba con *Happy Returns*, muy agridulce, sumamente melódica pero extremadamente triste.

He seguido la pista de **Steven Wilson** desde finales de los 90s cuando **Porcupine Tree** era una una promesa de lo que la nueva música progresiva debería ser. Me ha tocado escuchar a lo largo de los años su proceso de maduración tanto dentro de su banda más conocida como su trabajo solista, poco a poco cumplir esa promesa, pero sobre todo superarla, ir mucho más allá de esos estándares que al día de hoy son bastante pobres.

No podemos dejar de mencionar dos aspectos sumamente importantes en el trabajo del disco: Por un lado la meticulosa obsesión con la que ha logrado una mezcla magistral del sonido del disco, una marca de calidad a la que ya nos tiene acostumbrados (tan solo hay que escuchar las versiones 5.1 de sus últimos trabajos o los que hizo para **Tears for Fears, pero en ***Hand. Cannot. Erase.*** definitivamente se supera.

Por otro lado la edición deluxe del disco. Es un gran ejemplo de las maravillas que se pueden conseguir si se decide aplicar mucha creatividad y la búsqueda de la diferenciación para ofrecer un producto de verdadera calidad que le da mucho más contexto al disco.

Apenas empezamos 2015, pero ***Hand. Cannot. Erase.*** no solo es uno de los mejores discos del año, no solo merece que muchas más personas lo escuchen, sino que su trabajo merece ser aquello a lo cual cualquier músico debería aspirar. Y sí, es toda una obra de arte.

***Hand. Cannot. Erase.*** está disponible para comprar en en iTunes, en formato [Blu-Ray](https://www.burningshed.com/store/stevenwilson/product/65/6312/), [DVD-V](https://www.burningshed.com/store/stevenwilson/product/65/6314/), CD y vinil los cuales incluyen un cupón para descargar versiones digitales en formato FLAC. La edición deluxe incluye un libro de 96 páginas, un CD, otro CD de demos, la versión Blu-Ray y la versión DVD-V.

Ahora en Hipertextual

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.