Sony es una de esas compañías que, en electrónica de consumo, admiramos con verdadera pasión, por todo lo que nos ha dejado históricamente. Pocos son los casos de empresas que cuentan con la innovación, gusto por el detalle y gracias a él, los diseños que hemos visto desde siempre en la compañía japonesa. Gadgets tan icónicos como los Walkman, el Discman, las PlayStation, o los VAIO de los 90 y 2000 estarán para siempre en nuestra memoria, por todo lo que nos han dado, pero ahora vienen tiempos difíciles.

Sony Walkman TPS-L2

La realidad de la compañía en estos últimos años está ya muy alejada de esa época dorada de décadas pasadas, y es que en 6 de los últimos 7 años (según las previsiones para este) la compañía ha presentado pérdidas netas, con graves problemas en prácticamente todas las divisiones. En la actualidad, la cosa no ha mejorado, llegando a recortar bastante sus previsiones de venta, y teniendo que llegar en varias ocasiones a despedir a muchos empleados.

Por todo esto, según informó Reuters, la compañía se está planteando hacer con divisiones como la de smartphones lo mismo que hizo con el mercado de televisores, es decir, convertirlas en subsidiarias. Según algunos rumores, incluso venderlas, como hizo con la línea de portátiles VAIO. Eso dejaría a la compañía centrándose más en el crecimiento de tres líneas. Las afortunadas serían Sony Pictures Entertainment, la división PlayStation, que incluye a PlayStation Vita y a PlayStation Mobile, y por último, la división de sensores y componentes propios y para otras marcas. La división de cámaras por ejemplo, será una fuente de ingresos estable, pero no recibirá tantas inversiones.

tearaway ps vita

Con las televisiones y con los móviles, se centrará en buscar soluciones rentables (obvio), más allá de ir a todos los mercados físicos y de querer lograr grandes resultados de ventas y en cuota de mercado, como hace ahora. Cambiar volumen por beneficio, centrarse en gama alta, aumentando así el precio medio por dispositivo. En otros segmentos, lo tiene muy difícil con la explosión de compañías asiáticas como Xiaomi, que venden hardware a precio de coste o en porcentajes similares a 0.

Pero ¿cuál es la situación de esas divisiones que han presentado algunos problemas?

Sony: Resultados por división en 2013 y 2014 | Create infographics

Como se ve, todas las divisiones analizadas han pasado por problemas durante algún cuatrimestre entre 2013 y 2014, destacando principalmente la división de smartphones con pérdidas de más de 1500 millones de dólares en el segundo cuarto de 2014 o más de 500 en el último de 2013. Resultados inasumibles en una compañía que pese a tener buenos resultados últimamente en producciones de cine, en ventas de componentes, o en una división de juegos más estabilizada, no puede integrar de ninguna manera estas cifras en su cuenta. Pese a esos resultados, hay que decir que las ventas de smartphones sí están aumentando. En 2012 Sony vendió 33 millones de terminales, en 2013, 39, y para 2014 (su año fiscal aún no ha acabado) esperan 41, según la predicción de Octubre.

Aún falta el cuarto trimestre fiscal de 2014, pero las previsiones que Sony hizo para él eran bastante negativas. El año se quedaría con 1715 millones de dólares de pérdidas en la división móvil, y ganancias en Imagen (TV) y Sonido, con 84 millones, 295 en PlayStation y 563 en componentes (mayoritariamente sensores)

Como vemos en los dos gráficos de Horace Dediu, el papel de Sony en la industria móvil tiene ahora poco peso en lo que a ventas y beneficios se refiere, sobre todo viendo cómo han crecido desde 2007 nuevos gigantes como Samsung y Apple, o actores con cada vez más relevancia, como Huawei, Lenovo o Xiaomi.

Sin embargo, en Sony no han perdido la esperanza, y esperan que, con el cambio de estrategia, por 2017 o 2018 se generen 4200 millones de dólares de beneficios netos, cifras muy muy alejadas de las actuales, y que siendo sinceros, cuesta creer.