Suecia tendrá su primer autobús eléctrico con recarga inalámbrica en 2016, en junio para ser exactos. Esta afirmación será posible gracias a la prueba que van realizar durante los próximos meses en la localidad sueca de Södertälje, en la provincia de Estocolmo. Justo en este lugar se pondrá en funcionamiento el proyecto de investigación en tecnología cuyo fin es tener en un año una línea con autobuses eléctricos y una estación que les permita recargar inalámbricamente sus baterías.

La estación de recarga inalámbrica estará situada bajo la superficie de la carretera y gracias al receptor instalado en los bajos del autobús, éste podrá absorber la energía eléctrica y cargar la batería. Esta tecnología, de la que ya te hemos hablado en alguna ocasión, será la punta de lanza de un proyecto que contempla la electrificación de algunas carreteras y poder así suministrar energía a los autobuses eléctricos.

La Agencia Sueca de Energía aportará una gran parte de la inversión necesaria para realizar este proyecto.

Como parte de las pruebas de campo, un autobús urbano Scania, equipado con un sistema de propulsión híbrido eléctrico entrará en funcionamiento todos los días en Södertälje en junio de 2016. En una de las paradas se instalará una estación de recarga en la que el vehículo será capaz de rellenar de forma inalámbrica sus baterías con la suficiente energía para un viaje completo en tan sólo seis o siete minutos.

autobuses electricos

Pero hablemos de ahorro, que es de lo que trata este tipo de avances. Apartando el importantísimo ahorro en materia de emisiones de partículas nocivas por los motores diésel de los actuales autobuses, la empresa estima que si la flota fuera de 2.000 autobuses eléctricos, el ahorro sería de más de 50 millones de litros de combustible al año. Estamos hablando de 75.500.000 euros de ahorro para las arcas municipales. Según la información de la disponemos, esto se traduciría en que el ayuntamiento dejaría de gastar hasta un 90% de combustible.

Scania está a los mandos de este colosal proyecto que evaluará la viabilidad de una línea similar y si al final resulta rentable en materia económica pero también medioambiental, es muy probable que se transformen una gran parte de los autobuses en los próximos años. En mi opinión, ciudades con altos niveles de polución deberían tomar este tipo de medidas cuanto antes, cada día que pasa, es un día perdido.

👇 Más en Hipertextual