La pregunta está servida: ¿sería útil llevar un panel solar portátil en el brazo? ¿Para qué podría servir? El equipo de ingenieros que lo ha desarrollado tiene muy clara su utilidad. Al menos la de su prototipo. Un panel solar portátil flexible y capaz de medir tu temperatura corporal de manera constante y avisar en caso de que exceda alguno de los límites configurados. Pero tal vez este no sea el punto más importante de su diseño. La tecnología está aquí para hacer nuestra vida más cómoda y alcanzar puntos nunca vistos. ¿Estamos ante uno de los inventos de uso común en el futuro? Ahora mismo no parece nada natural, pero vamos a observarlo más de cerca.

La utilidad de un panel solar portátil

El prototipo actual funciona como un detector de temperatura que avisa con una alarma cuando la temperatura se sale de un margen predefinido. Esto tiene como finalidad el controlar de forma autónoma la temperatura de pacientes susceptibles a los cambios de temperatura corporal rápidos y bruscos, como ocurre en el caso de algunas enfermedades raras. Sin embargo, el prototipo, según afirman sus diseñadores, puede adaptarse a otro tipo de detectores y monitores. Desde pulsómetros a medidores de glucosa en sangre. La moda de los wearables está poniendo en bandeja una serie de elementos muy interesantes. Elementos que con este panel solar portátil serían autónomos y podrían, incluso, estar conectados con los servicios de emergencias.

Panel solar portátil. Prototipo. Fuente: Eurekalert

Pero mucho más interesante aún que el propio prototipo es, precisamente, lo que representa. Ya que aunque esta primera imagen del panel solar portátil es bastante tosca, su diseño permite llevarlo bajo la ropa. También existen varias investigaciones cuya intención es la de asimilar el panel en el propio tejido, de manera que la misma ropa que llevemos sea la fuente energética. En nuestros pensamientos más positivos, si todo va bien, estaríamos ante el comienzo de una nueva generación de accesorios y wearables de salud (o no) independientes de baterías externas. Como decíamos, esto es solo un prototipo, funcional, pero imperfecto y poco desarrollado. ¿Podremos verlo en el mercado dentro de poco?

Así está hecho

El panel solar portátil del que estamos hablando utiliza una serie de componentes orgánicos en su composición. Estos, aunque no son tan eficientes como los actuales paneles solares, resultan muy útiles por diversas razones. En primer lugar, son completamente flexibles. En segundo, no pierden tanta eficiencia con su deformación. Y en tercero, y aún más interesante, son relativamente baratos. Son tan maleables que pueden "imprimirse" sobre diversos tejidos, aunque todavía no sobre tejidos textiles adecuadamente. Por ello la investigación sigue adelante en ese sentido. No obstante, las Está construido con componentes orgánicos flexibles y baratosposibilidades que ofrece este panel solar portátil ya son enormes y solo hay que mejorar detalles de su implementación y mejorar su eficiencia.

Como discutíamos antes, esto quiere decir que probablemente no podamos ver este panel solar portátil en el mercado demasiado pronto. En primer lugar por que actualmente el nicho que trata de ocupar, como un wearable de salud, está comenzando a ser saturado rápidamente. Sin embargo su barato coste y su independencia energética podrían impulsar la tecnología que lo soporta, permitiendo el desarrollo de el panel solar portátil hasta alcanzar un nuevo nicho. Tal vez esta sea la base de los wearables completamente autónomos. O tal vez aquí esté la primera piedra de una tecnología que, junto a otras líneas de desarrollo, permita una monitorización aún más personalizada en el futuro. Sea como sea, probablemente comencemos a oír hablar del panel solar portátil más a menudo.