Uno de los asuntos más comentados acerca de Android 5.0 Lollipop son los plazos en los que los distintos fabricantes van actualizando sus dispositivos a la nueva versión de Android. La gran mayoría de partners de Google no suelen dar fechas de lanzamientos, limitándose normalmente a enumerar los dispositivos que recibirán la actualización. En el caso de los taiwaneses de HTC, sí hicieron un anuncio al respecto, estableciendo el 4 de noviembre un plazo de 90 días para lanzar la actualización:

Sin embargo, la compañía admite ahora a que el proceso de actualización está yendo bien, pero que desafortunadamente no van a cumplir con la promesa de entregar Lollipop a los HTC One y HTC One M8 en los 90 días prometidos, aunque en España los One M8 ya han comenzado a recibir la actualización.

Al parecer el retraso se habría producido por la necesidad de implementar los mejoras que Google le ha ido haciendo a Lollipop desde su lanzamiento, con las versiones 5.0.1 y 5.0.2, que han ido arreglando los numerosos bugs o errores con los que llegó al mercado, por ejemplo, en los Nexus. Todo esto sería viendo la situación desde un punto de vista cuantitativo, ya que desde el punto de vista cualitativo, tanto HTC One como HTC One M8 se quedarán de momento con Sense 6.0.

La medida se debe a que todavía no se ha lanzado al mercado el HTC One M9, con el que debutaría en exclusiva Sense 7.0. Puede tener cierto sentido, pero es bastante criticable que probablemente, el HTC One de 2013 nunca vaya a conocer una nueva versión de su capa de personalización. Al final, pese a prometer mucho, HTC ha visto como sus principales rivales se le han adelantado, lo que nos hace recordar los nefastos casos de las actualizaciones a la HTC Desire, HTC Desire HD o HTC One X.