hormiga colorada

Solenopsis. Fuente: Shutterstock

La hormiga colorada, también conocida como hormiga roja o brava (o *Solenpsis*, que es su género) es una auténtica plaga. Han colonizado medio mundo devorando todo a su paso y dejando molestas picaduras en aquellos que se les interpone. Su robustez y su sociedad les permiten adaptarse rápidamente a los ambientes cálidos **haciéndose un hueco en el ecosistema a costa de otras especies**. Fueron en su momento una especie invasora en muchos de los lugares donde ahora ostentan el título de reinas. De hecho, probablemente fueron una de las primeras especies en viajar por todo el mundo y lo hicieron, según las últimas investigaciones, a bordo de los galeones de comerciantes españoles.

##Conquistando el mundo

La historia se remonta al siglo XVI, cuando, tras el descubrimiento de América, esta hormiga se convirtió muy probablemente en la primera en viajar por todo el mundo. ¿Y cómo se convierte una hormiga en polizón de un barco? Muy sencillo: debido a la carga de lastre. Los barcos comerciantes **llenaban sus bodegas de tierra con el peso que esperaban sustituir por especias y mercancías**, para navegar con unas características acordes. En su carga, numerosas especies eran arrastradas al interior de la bodega, como la hormiga colorada, la cual sobrevivía sin problemas dentro del barco hasta llegar a un nuevo puerto. Una vez allí la expansión se produce muy fácilmente. Desde México a Europa y desde allí a África y el Sudeste Asiático, la hormiga colorada ha conquistado el mundo de punta a punta.

Solenopsis. Fuente: Shutterstock

Para ella es sencillo. *Solenopsis* es una especie bastante dura, cuya adaptación se produce fácilmente en ambientes tropicales y subtropicales. Son muy agresivas y suponen una amenaza para las especies locales. Actualmente, **con el incremento de la temperatura y desertización** de algunas zonas del sur estadounidense, por ejemplo, muy probablemente debido al cambio climático, esta hormiga sigue expandiendo sus horizontes. Una vez que ha pisado un suelo, es muy difícil erradicarla. Al ser una especie invasora, capaz de arruinar cosechas y desplazar a otras especies, se combate anualmente en multitud de zonas, pero con éxito limitado. De hecho, el gasto anual en su combate es enorme. Solo en Estados Unidos se estima unos $5.000 millones entre pesticidas, tratamientos y recursos médicos. Porque sí, la hormiga colorada pica y deja dolorosas marcas.

##Espiando el pasado de la hormiga colorada

¿Cómo podemos saber qué ocurrió en el siglo XVI con la hormiga colorada? Para llegar a esta conclusión, los investigadores suelen recurrir a pruebas genéticas y estudio de poblaciones. Comparando unas con otras, por todo el mundo, se pueden encontrar similitudes y diferencias que van componiendo un complejo puzzle. Uniendo las piezas **podemos hacer un mapa temporal y con ello reconstruir la historia** de una especie. En concreto, los investigadores tuvieron que analizar, en este caso, unas 192 poblaciones de hormiga colorada para poder formar este mapa. Según el mismo, las poblaciones mexicanas serían las originales y se parecerían más a la europeas. Las africanas y las Se estima que miles de animales han invadido otros ecosistemas por culpa del comercioasiáticas, por su lado, se parecerían más a estas últimas, grosso modo, lo que muestra el patrón de expansión de la hormiga colorada.

Así podemos observar el pasado y, probablemente, prevenir el futuro. La investigación en poblaciones y su expansión nos permite prever la evolución de otras especies invasoras similares. De hecho, la hormiga colorada no fue la única especie invasora, ni mucho menos. **Se estima que cientos de artrópodos y otros animales**, así como numerosas plantas, han sido introducidas inconscientemente. Hoy día esto sigue ocurriendo en las rutas comerciales con diferentes consecuencias. A veces no deja de ser algo anecdótico. Pero en ocasiones puede resultar catastrófico (como en Australia). Gracias a este tipo de investigaciones entendemos un poco mejor a estas especies y sus consecuencias, así como nuestro papel en su expansión.