En la página oficial de SA-PO, los artistas declaran: “Trabajamos con ilusiones que ponen a prueba la percepción del espectador”. Y más adelante: “Nuestro trabajo muestra síntomas de una sociedad y un tempo en el desarrollo tecnológico que ha excedido ya las medidas con las que una civilización es capaz de absorberlo”. ¿De qué hablan Sauer y Posavec? Básicamente, de un problema de escalas.

Las fotomanipulaciones con robots en megaciudades conforman una serie excelente de obras que nos permiten comprender la búsqueda y los intereses de este colectivo de artistas. Acá tratamos con seres que están lejos de la escala humana (como los mechas del manga o el animé) pero que son capturados en momentos de introspección o ensimismamiento.

“Amor fati” (SA-PO)

Tomemos como ejemplo la pieza denominada “Amor fati”. En ella podemos ver al robot gigante sosteniendo una pelota de colores y a una pequeña figura humana en lo más alto de un edificio. Hay algo en la expresión del gigante casi infantil y juguetón, algo con lo que podemos sentir cierta empatía. Los robots de SA-PO no son máquinas de guerra (aunque no nos consta que no lo hayan sido en su pasado), tienen expresiones humanas, juegan, piensan, miran, se divierten y se preocupan. Pero eso sí, son mucho más grandes que nosotros.

“Future Fatigue” (SA-PO)
En “Future Fatigue” el robot gigante descansa entre los edificios, en una situación que, claramente, no es la ideal para las autoridades de la ciudad. Otra vez, problemas de escala. Y creo que acá se encuentra el nudo de la búsqueda de SA-PO. Con los gigantes de ácero en nuestro horizonte, ¿cómo podríamos integrarlos a la vida cotidiana en las ciudades? (Claro que ésta es una lectura literal del proyecto, pero muchas veces la literalidad esconde buenos disparadores para la fantasía, ¿no creen?).

Los dejo con un dato curioso. Sven Sauer, uno de los artistas del colectivo, se dedica a lo que se conoce en el cine como “Matte painting”, un conjunto de técnicas que permiten integrar varias imágenes en una misma escena y crear composiciones que, de otro modo, serían casi imposibles de filmar. ¿Y saben qué programa de televisión se encuentra en la lista de aquellos en los que trabajó el autor? Juego de tronos. ¡Sven es el creador de la imagen del castillo de Dragonstone!