Así como sucedió con los .COMs en su momento, registrar un “handle” de Twitter (nombre de usuario o cuenta) puede convertirse en algo lucrativo. Sin embargo, existe gente como Javier Castaño, un limpiabotas trabajando en las calles de Málaga, ¡que decide regalarlos!

Y este regalo no podría haber caído en mejor momento. Antonio Pedro Figueira Mello, concejal encargado del Turismo en Río de Janeiro, ha manifestado su alegría por poder contar con este nombre de usuario para la ciudad y promover con él los Juegos Olímpicos del 2016 en la popular red de microblogging.

¿Pero dónde arranca esta historia? Durante el 2007, Javier tuvo la idea de registrar varios nombres de usuario “estratégicos” en Twitter, una red social que por aquel entonces daba sus primeros pasos. Así, no sólo registró cuentas como @japan o @riodejaneiro, sino @canada y hasta @madrid (estas últimas también devueltas a las autoridades competentes).

Lo curioso del hecho es que Castaño, habiendo perdido su trabajo de diseñador en el marco de la crisis española de los últimos años y trabajando como limpiabotas, decida regalarlos. Con 50 años y ganando 34 euros diarios, uno se podría preguntar por qué decidió no obtener nada a cambio (como tantos han hecho). La respuesta de este hombre es de una contundencia admirable.

En conversación telefónica con la AFP, Javier sostuvo: “Estoy limpiando zapatos, soy un técnico, pero me queda permitir el lujo de hacer un regalo a 130 millones de japoneses, a 8 millones de cariocas, ¿usted puede hacerlo?”.

Con esa última pregunta, Javier Castaño pareciera sostener la idea de que hay cosas más grandes que los números de una cuenta bancaria.