¿Recordáis cómo se nos quedaba la cara cuando nos dijeron hace años que los smartphones serían el centro tecnológico en nuestro día a día? Ahora mismo podemos usarlos para pagar en muchos establecimientos, trabajar, gestionar el correo electrónico, controlar algunos aspectos de nuestros coches o incluso monitorizar su estado. Pero es solo el comienzo.

Ayer mi compañero César acudía a la presentación de Car-WiFi, una iniciativa de Huawei para que nuestro coche tenga conexión a Internet sin depender directamente del smartphone. ¿Y por qué querríamos tener una línea de Internet exclusiva para el coche?

Internet para el coche

Los sistemas multimedia de los vehículos que están siendo lanzados al mercado ahora mismo incorporan funciones avanzadas de información de tráfico en tiempo real para el cálculo de rutas, música en streaming, correo electrónico, notas... y un largo etcétera. Para todo esto es necesario una conexión a Internet para el coche y la forma habitual de hacerlo es compartir la conexión a Internet de nuestro smartphone con el coche.

De la misma forma que éste se conecta automáticamente por Bluetooth al coche para el manos libres, debería poder hacer lo mismo con la conexión a Internet, aunque el gasto de datos y de batería será siempre bastante elevado. Por ello, tener una SIM únicamente para los datos del coche y que comparta conexión con la tarifa contratada en el móvil es la apuesta ganadora, sin accesorios. En muchos vehículos, antes de la irrupción de los manos libres por Bluetooth, los coches con teléfono tenían su propia tarjeta SIM, y con la conexión a Internet habría que recuperar esa filosofía.

Internet para el coche

En la actualidad, comprar un vehículo con un sistema de navegación significa que vas a tener que gastar una gran cantidad de dinero en actualizarlo cada año, en comprar al fabricante los mapas. Si por ejemplo, usases Google Maps, que es gratis y solo necesita conexión a Internet, podrías disponer de cartografía y funciones muchísimo más avanzadas que las que tenemos ahora, un claro beneficio para el usuario. O tener directamente instalado Spotify y no depender del smartphone.

En pocos años esto será mucho más habitual de lo que ofrecen los fabricantes, pero tenemos que comenzar a acostumbrarnos a que casi todos los electrodomésticos, vehículos, televisiones... tendrán conexión a Internet.