El gigante del comercio electrónico Alibaba ha invertido 590 millones de dólares (unos 520 millones de euros) en uno de los aspirantes a fabricantes líderes procedentes del mercado chino, Meizu, del que hemos hablado en alguna ocasión. Con este movimiento, según The Wall Street Journal, Alibaba se hace con una participación minoritaria del fabricante, en una operación que no sorprende dado el cash con el que cuentan en la empresa con sede en Hangzhou, que hace unos días también fue noticia por invertir 10 millones en OUYA, la consola basada en Android.

Detrás del movimiento existen varios intereses más o menos obvios. En primer lugar, Alibaba pretende expandir y mejorar su sistema de venta en dispositivos móviles. Para ello, hace ya varios meses comenzó un acuerdo con Meizu por el cual el fabricante incluiría en móviles por encargo el sistema operativo propio (y fork de Android) de Alibaba, YunOS. Por lo tanto, la inversión se puede tomar como un intento de eclipsar aun más a sus rivales. Desde el punto de vista de Meizu, tras crecer, pero mucho menos que sus rivales, ahora gigantes como Xiaomi o la consolidada Lenovo, la inversión es necesaria para no estancarse, y quien sabe, si en el medio o largo plazo, plantearse una expansión más allá de las fronteras de China, de la que ahora sólo sale de forma online.

Meizu es un fabricante que ha pasado de fabricar reproductores MP3 (de buena calidad) a ser uno de los referentes en el mercado chino, eso sí, sin estar exentos de polémica. Actualmente su cuota de mercado es de tan sólo el 2%, y dado que ha aumentado mucho su capacidad de producción, es el actor perfecto. Alibaba, por su parte, ya obtiene un 42% de sus ingresos a través de compras móviles, pero otros de sus ingresos importantes, como son los procedentes de la publicidad, están aún lejos de lo esperado. Sumando todo esto a que la penetración de Internet en China es de un débil 50%, hay mucho mercado por explotar. Y desde Alibaba apuestan a que el futuro pasa por el móvil.