Cabe la posibilidad que estés leyendo este artículo con Adblock Plus instalado en tu navegador, sobre todo si tenemos en cuenta que la herramienta está disponible para prácticamente todos los navegadores y ha sido descargado más de 300 millones de veces. De hecho, es la extensión de navegador más popular y suele ser común verla destacada en secciones de descarga de este tipo de software.

La creencia popular es que este tipo de extensiones de navegador se popularizan por el abuso de los anuncios publicitarios por parte de webs y medios digitales. Pop-ups, pop-unders, banners con sonido activado de forma predeterminada, animaciones excesivas o que bloquean el contenido han cansado a millones de usuarios que terminan recurriendo a una solución simple para que los dejen de molestar. De acuerdo, es comprensible. ¿El problema? Hay muchos, muchos medios digitales que evitan esas malas prácticas pero terminan siendo perjudicados porque su principal vía de ingresos está en la publicidad, y es la única manera en que pueden continuar operando de forma totalmente gratuita para sus visitantes, pero deja mostrarse por culpa de este tipo de extensiones.

Pero como lector y como posible/potencial usuario de Adblock Plus debes saber que están aprovechándose de la popularidad del software y las millones de personas que la usan para actuar como una verdadera mafia, haciendo que empresas como Google, Microsoft o Amazon tengan que desembolsar grandes sumas de dinero a cambio de que Eyeo, la compañía detrás de la extensión, los ponga en una lista blanca para que sí se muestren sus banners, como revela un reporte del Financial Times.

En definitiva, empiezan a tener cierto grado de control sobre la publicidad que se muestra a un potencial de 300 millones de personas, a tener control arbitrario sobre parte de una industria. La excusa oficial:

Inscribirse en la "lista blanca" o whitelist es gratuito para pequeños sitios web y blogs. Sin embargo, la gestión de esta lista requiere un esfuerzo por nuestra parte que no puede ser completamente asumido por voluntarios, como ocurre con las listas de filtros comunes. Esta es la razón por la que estamos siendo pagados por algunos grandes propietarios que muestran publicidad no intrusiva y quieren participar en la iniciativa de Anuncios Aceptables.

Me pregunto si realmente se requieren grandes esfuerzos para mantener una lista de URLs.

Aquí no acaban los comportamientos cuestionables. Desde hace algún tiempo, la empresa intenta marcar el ritmo de lo que debería ser la “publicidad aceptable”. Paradójico que una empresa con poquísima moral intente definir lo que es aceptable y lo que no en términos publicitarios. Recientemente crearon un manifiesto, mezclando temas no limitados a la publicidad, como es la privacidad de los usuarios, para crear polémica que, finalmente, genera atención y publicidad gratuita hacia su extensión.

Adblock Plus ha conseguido crear, usando tácticas mafiosas, un modelo de negocio muy exitoso a partir de un círculo vicioso:

  1. Bloquean la publicidad.
  2. Perjudican a millones de empresas, startups y medios digitales en el proceso.
  3. Reciben grandes sumas de dinero de compañías a cambio de retirarlos, selectivamente, del bloqueo.
  4. Los ingresos se usan para seguir desarrollando la extensión e invertir fuertemente en promoción para aumentar su poder sobre la industria.

Detrás de Adblock Plus hay una empresa que está ganando millones de dólares de formas más que cuestionables. Cuando instalas la extensión estás beneficiando a esa compañía y lastimando a aquellos medios de los que te informas todos los días, muchos de ellos independientes, como Hipertextual.