Uber, tras su prohibición en España como medida cautelar, ha levantado a los dos bandos en torno a la aplicación de transporte alternativa a los medios tradicionales. Por un lado, el sector más crítico con el servicio que se alegra del cierre, o al menos lo ven justo de cara a que la compañía cumpla las regulaciones pertinentes. Por el otro, los usuarios que han viso en Uber una de las mejores alternativas al taxi tradicional para moverse por la ciudad.

Por todo ello, Uber está lanzando una campaña para limpiar su imagen a través de la web Uberlove.es, en la que está recopilando historia de todos esos 'fans' de la compañía que buscan que vuelva a operar en el mercado español. Además, según apuntan la compañía en la misma web, cerca del 92% de los españoles desearían contar con opciones de transporte más rápidas y cómodas que las tradicionales, en clara alusión al sector que ha costado a Uber hacer las maletas: el taxi.

De momento, parece que la mayoría de las 'historias' compartidas por Uber son positivas -cómo no van a serlo-, pero mucho me temo que mostrar la mejor cara de sus usuarios les sirva para volver a poner en marcha sus operaciones.