series de tv que hay que ver

A principios del año pasado, en Hipertextual les recomendábamos 10 series de televisión que todos deberían estar viendo, shows geniales que si aún no han tenido la dicha de ver se están perdiendo de algunas de las mejores historias que se han contado o se siguen contando en la pantalla chica. Bastante tiempo ha pasado, y algunos de esos programas ya han terminado, como lo hiciese hace poco Sons of Anarchy. Otros como The Good Wife no podemos dejar de insistir en lo buenos que son, y muchos se nos quedaron fuera de la lista.

Para enmendar las heridas que quedaron luego de que muchos no viesen aparecer a sus shows favoritos en esa lista, y para llenar el vacío de las que se fueron, les traemos 10 recomendaciones más. Series que pueden comenzar a ver ya mismo, historias geniales que mantienen a cualquiera pegado a la pantalla por temporadas completas, de esas que hacen que se te olvide hasta comer y bañarte, porque sabemos que no existe tal cosa como "demasiada televisión".

Person of Interest

Del genio indiscutible Jonathan Nolan, sí, el hermano de Christopher Nolan. Ese que escribe los guiones de todas las películas con su hermano mayor, pero como el último dirige se lleva casi siempre todo el crédito. Person of Interest es una serie excelente que necesita de mucha paciencia por parte del espectador, pues empieza un poco lenta y parece un procedimental más de acción y disparos, con un Jim Caviezel que tiene la simpatía de una roca. Bien entrada la primera temporada Person of Interest comienza a mutar un poco, y para cuando finaliza, es un show sorprendente y adictivo que claramente quiere ser ciencia ficción de la buena.

El cast ha ido creciendo y actualmente cuenta con un elenco regular muy carismático. Michael Emerson tiene uno de los roles más importantes en la historia, y su personificación de Harold Fich nos recuerda lo excelente que era como Ben en Lost. Caviezel nos crece poco a poco en el corazón, y Amy Acker tiene una química tan ridícula con Sarah Shahi que saltan chispas de la pantalla cada vez que aparecen juntas. Person of Interes está actualmente en su cuarta temporada, ya saben, paciencia la primera docena de episodios, y luego una montaña rusa de emoción.

The Walking Dead

Un nombre que difícilmente alguno no haya oído nunca. The Walking Dead se ha convertido en uno de los mejores shows de la TV actual, ha madurado como historia a lo largo de sus 5 temporadas, y la que corre actualmente es la mejor del show sin duda. Si eres de los que creen que The Walking Dead es solo sangre y tripas, la serie te demuestra lo contrario a lo largo del camino.

Si bien le cuesta encontrar su identidad, y tiene una segunda temporada súper floja que desanima a cualquiera, es importante darle una segunda oportunidad, porque no para de mejorar.

Arrow

Si te gusta el universo de DC Cómics, no te vas a sentir nada decepcionado con esta serie. A pesar de que en el cine DC ha resultado más que lamentable (salvo por los Batman de Nolan), en la TV es otra historia. Arrow es una de las mejores pruebas de ello, a pesar de ser una serie un tanto fresa en The CW, está muy bien escrita, tiene acción para tirar al techo y un protagonista al que no le gustan mucho las camisas. Arrow no tiene grandes actores, ni guiones para el mejor drama en los Emmys, pero tiene una combinación de ingredientes equilibrados que la convierten en una excelente serie de acción que no solo fanáticos de los superhéoes disfrutarán.

Actualmente en su tercera temporada, Arrow se mantiene firme y divertida. Y además ya tiene un spinoff que promete mucho: The Flash.

Suits

Una de las mejores series de abogados de la actualidad, y con el mejor soundtrack que te puedas imaginar. Suits es una fabulosa serie de abogados ricos con clientes más ricos, y problemas de ricos, en la que por supuesto debe haber un underdog y ese es Mike Ross (al que no soporto, pero algunos lo quieren). Harvey Specter es el tipo más fabuloso que ha pisado la tierra de los heterosexuales desde que Brad Pitt hiciera de la parca en Joe Black, su relación con Donna y Jessica son dos de las relaciones no románticas con más química de la televisión, y si entre eso y lo divertido de los casos que ganan todas las semanas no te basta para engancharte, siempre tendremos a Lois Litt y su amor por los gatos.

Wentworth

Una series australiana que descubrí gracias a las bondades de Netflix, que tiene dos temporadas cortas de una docena de episodios cada una, y que no pude parar de mirar y terminé de ver en menos de dos semanas. Wentworth es la historia de varias mujeres que se encuentran presas en una correccional del mismo nombre de la serie. Suena algo similar a Orange is The New Black, pero lo único que tienen en común son que ambas series se tratan de mujeres en la cárcel, y que son increíblemente buenas.

El cast es excelente, y la protagonista principal, Bea Smith se convierte poco a poco en una persona que nunca imaginó que pudiese ser, a lo Breaking Bad. Wentworth cuenta la historia de mujeres desesperadas, mujeres que cometieron errores, o de mujeres simplemente malas, y todo lo que sucede alrededor de ellas mientra cumplen su tiempo. En Wentworth no existen blancos y negros, y todo el mundo está en un gris de moralidad que más de una vez pone los pelos de punta. Esta serie es oro puro, y solo necesitas probar el primer episodio para darme la razón.

Halt and Catch Fire

Una genial serie con un especial atractivo para los geeks. Halt and Cath Fire es un show que nos muestra la historia del boom de la computación en los años 80 a través de los ojos de un visionario llamado Joe MacMillan, con un aire a Steve Jobs que no se lo quita nadie, y Lee Pace hace un trabajo genial interpretándolo. Del otro lado tenemos a los genios incapaces de vender nada, Cameron Howe (la fabulosa Mackenzie Davis), y Gordon Clark (Scoot McNairy) arrastrados a esta empresa de Joe en la que intentan hacer ingeniería reversa a un computador de IBM, y todo el drama que viene con ello, en una especie de "Silicon Valley" en Texas.

The Americans

The Americans es el regreso a la televisión de Felicity. En este show de espías rusos infiltrados en los Estados Unidos durante la guerra fría, Keri Russel y Matthew Rhys interpretan a una pareja que parece común y corriente viviendo con su linda familia en los suburbios de día, y de noche asesinando miembros claves del gobierno norteamericano, infiltrándose en instalaciones militares y robando secretos de estado.

The Americans es un trhiller fabuloso de acción y secretos, donde los rusos hablan ruso cuando están con otros rusos (¡increíble!), donde descubrimos los secretos de las pelucas para hombres, y conocemos al detective del FBI más despistado de la historia.

Elementary

En la lista anterior recomendamos Sherlock como una de las dos series que se transmiten actualmente y que se basan en las aventuras de Holmes. Pues no podía irme una segunda vez sin mencionar a Elementary, ese otro show donde Watson es mujer y es interpretado de forma genial por Lucy Liu y sus fabulosas piernas.

Elementary es un procedimental bastante clásico, y aunque en todos los episodios hay algo nuevo que resolver, el show no se olvida de desarrollar al mismo tiempo a todos sus personajes, en especial la relación de Watson y Holmes (interpretado por Jonny Lee Miller, que me perdonen los fans de Cumberbatch, pero no tiene nada que envidiarle). En esta versión, Holmes y Watson se conocen cuando Sherlock intenta superar su adicción al alcohol y las drogas, y Watson una ex cirujana convertida ahora en consejera, se muda a vivir con el para ayudarlo durante el proceso, mientras ambos terminan colaborando con la policía de Nueva York resolviendo casos.

The Newsroom

Una serie corta pero sustanciosa que acaba de terminar su tercera y última temporada. Aaron Sorkin hace un gran trabajo en llevar a la pantalla chica las vueltas y piruetas del fabuloso y increíblemente bien hablado equipo de producción de un programa de noticias cuyo presentador es Jeff Daniels. The Newsroom es critica y burla de la sociedad norteamericana, y al mismo tiempo es simplemente un buen show de TV de ficción, con diálogos intrincados que los actores escupen en menos tiempo del que la capacidad de oxigeno natural de los pulmones humanos permite.

Son solo tres temporadas, pero cada capítulo es épico y se pasa en un abrir y cerrar de ojos. Un imperdible.

Mad Men

Una serie formidable que llegará a su final definitivo este año, si nunca se han decidido a verla y no entienden cuál es el amor que sienten en todos lados por ella, Mad Men es un show que parece haber sido escrito para ver mientras tomas drogas. La historia a veces parece no ir a ningún lado, y a veces tiene todo el sentido del mundo. Llena de metáforas, simbolismo, y vasos llenos de whiskey, Mad Men tiene uno de los mejores y más grandes elencos que una sola serie ha podido juntar jamás.

Por 7 temporadas hemos visto a Donald Draper y compañía vivir los altos y bajos de la industria de la publicidad en los Estados Unidos durante finales de los años 50 y principios de los 60, con toda la resaca post guerra, drogas, alcohol, rock and roll, sexismo, y chimeneas fumando en espacios públicos que puedas imaginar. Simplemente adorable.

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.