El Presidente de Estados Unidos, Barack Obama, da un paso adelante frente al ciberataque a Sony. Si hace un par de semanas Obama advertía a Corea del Norte de que el hackeo de Sony no quedaría sin respuesta, desde su administración se acaban de autorizar nuevas sanciones al régimen norcoreano por los devastadores ataques contra Sony que supusieron, entre otras cosas, el retraso en el estreno de The Interview y miles de filtraciones de correos/documentos privados de la compañía. A través de una orden ejecutiva, Obama ha autorizado al Departamento del Tesoro a imponer sanciones adicionales a Corea del Norte en respuesta a sus continuas acciones y provocaciones "desestabilizadoras", con el foco puesto al ataque "destructivo" a Sony. Unas sanciones a Corea del Norte que podrían suponer un yugo para la ya maltrecha economía de esta región.

Mientras que la oposición republicana ponía en entredicho la posición de Barack Obama ante el ciberataque a Sony, el Presidente de los Estados Unidos no ha querido hacerse esperar. Obama ha advertido que habrá más sanciones contra Corea del Norte por el ciberataque a Sony En un comunicado publicado por el Departamento del Tesoro de EEUU, Obama ha emitido una orden ejecutiva con duras sanciones contra Corea del Norte por su papel en el hackeo masivo contra Sony Pictures, entre las que se incluye aislar 'entidades clave' e interrumpir actividades de una docena de 'agentes críticos' del país. Del comunicado, con un tono muy duro, se extrae que, pese a no haber una autoría clara del ciberataque a Sony, el FBI tiene suficientes pruebas como para confirmar que Corea del Norte ha tenido un papel protagonista en toda esta trama.

Sin lugar a dudas, estas sanciones a Corea del Norte contrastan con el clima de distensión que su líder Kim Jong-un había dejado entrever con unas declaraciones bastante conciliadoras contra su eterno enemigo, Corea del Sur. Obama así cumple con la respuesta "proporcional" que prometió hace un par de días ante los ataques a Sony. Aunque otra línea de investigación del FBI indagaba sobre el hecho de que sería una ex-empleada de la compañía quien hubiera realizado el ataque y filtraciones posteriores de información privilegiada. Pese a todo el Presidente Obama ha asegurado que estas sanciones a Corea del Norte no serán más que el "primer nivel" de una respuesta contra el régimen norcoreano.