El juego de hacer juegos. Microsoft ha presentado un free-to-play donde la imaginación es la estrella del videojuego. Muchas posibilidades de creación por delante pero ¿resultará lo suficientemente entretenido? Esto es Project Spark. Estamos ante un videojuego atípico. No es que Project Spark invente un nuevo género en este abarrotado mundillo, pero sí que aporta algunas ideas interesantes donde la imaginación será el principal recurso una vez puestos a los mandos de la consola. Va más allá del concepto de Minecraft y es mucho más complejo, en todos los sentidos, que el editor de niveles de Little Big Planet.

Para ser sincero, no tenía mucha idea de las posibilidades que ofrece el título más allá de “es un juego para hacer juegos”, así que antes de ponerme a crear por mí mismo quería ver que es lo que había hecho la comunidad, ya que puedes compartir tus mundos con el resto de jugadores de forma sencilla.

Lo primero que probé fue un mundo llamado “The Legend of Zelda 0.1” que sorprendentemente tenía un más que bien parecido Link con incluso un escudo azul similar al que todos conocemos. Reconozco que me impresionó que se pudiese hacer algo así. Por el camino encontré NPC’s que hasta me dieron la misión de encontrar una llave que conseguí tras derrotar unos cuantos esqueletos esbirros y un jefe un poco más duro. Nada mal para ser una primera toma de contacto.

Lo siguiente que veo es un clon de Mario Bros (¿alguien dijo Nintendo?) donde me encontré con los típicos enemigos, bola gigante encadenada incluída. Y poco después llegué a otro mundo recreando el estilo de MediEvil. Parece que las posibilidades son muy grandes y que hay una gran comunidad haciendo trabajos bastante loables. Sin embargo son partidas cortas de cinco o diez minutos de moderado entretenimiento donde la persona que lo creó probablemente estuvo horas y horas cuidando todos los detalles. Con lo que había visto me sentía lo suficientemente valiente como para empezar con mi primer mundo, o al menos intentarlo. Muchas veces me he preguntado cómo sería formar parte de un equipo de desarrollo de videojuegos, o incluso por mi propia cuenta. Project Spark, salvando mucho las distancias, debe ser algo bastante parecido. No sólo hay que diseñar los niveles, hay que enfocar el modo de juego que queremos, la perspectiva de la vista e incluso la inteligencia artificial de los enemigos u objetos que han de interactuar.

Tras un extenso y abrumador tutorial, me sentía sobrepasado. Muchísimos menús, opciones exponenciales. Empezaba a vislumbrar que las posibilidades que tenía a mi alcance para diseñar juegos rozaban el infinito. Lo más obvio para crear son las aventuras 3D “tipo Zelda” pero limitar Project Spark a eso sería quedarnos con la punta del iceberg. Scrollers 2D, shooters en primera persona, pinballs… En definitiva, cualquier cosa que se nos ocurra.

Un sistema complejo pero lleno de posibilidadesDesde luego crear algo es complicado, especialmente dependiendo de lo detallista que queramos ser, y la curva de aprendizaje es dura pero con la práctica iremos acostumbrándonos a las herramientas y menús. Como hemos comentado, las opciones parecen incalculables. Construir un inteligencia artificial puede ser todo un reto: cuando (WHEN) me acerco a una puerta, (DO) esta se abre automáticamente. Cuando (WHEN) pulso A, (DO) mi avatar salta. La dificultad será directamente proporcional a la complejidad de la IA que queramos componer. Resultará un tarea tediosa, y quizá frustrante, pero cuando veamos que nuestro trabajo funciona tal y como hemos programado, sentiremos una gran satisfacción.

¿Micropagos? sí, pero no son obligatoriosEs extraordinario que un motor con tantísimas posibilidades sea gratuito. Sí, es un free-to-play y tiene los típicos pagos integrados para desbloquear un extensa cantidad de elementos visuales como texturas para el escenario, objetos, personajes, etc. pero con el kit inicial y gratuito dispones de las mismas oportunidades de creación que cualquiera. Nosotros hemos comenzado con el Starter Pack, que no es más que una serie de elementos ya desbloqueados. Al final, si descubres que la creación te apasiona, vale la pena hacerse con algunos contenidos extra para disponer de mayor variedad. Al fin y al cabo Project Spark es gratis.

La buena noticia es que realizando acciones mientras pasamos las horas generando niveles ganaremos puntos de experiencia que podremos canjear a cambio de estos recursos que comentábamos. Evidentemente requiere más esfuerzo que pasar por caja de vez en cuando pero poco a poco es posible desbloquear ciertos elementos.

Project Spark también viene con un juego de campaña para un jugador de los de toda la vida que es más una introducción y/o muestra de su potencial cuando está pulido. De hecho, durante esta misma campaña tendremos la posibilidad, si así lo queremos, editar el escenario; básicamente porque podemos. Pero este modo de juego no es nada desafiante y resulta un poco aburrido. Salta, dispara y coge el objeto de turno. Está ahí, pero no es necesario que le dediquemos tiempo, al fin y al cabo no es el objetivo.

Conclusión

Aunque el potencial es enorme, todavía no se ven universos realmente geniales aunque sí curiosos. Mayormente ahora encontramos clones de juegos clásicos de diversión limitada. Pero Project Spark todavía está en su fase inicial y los jugadores tienen que coger la sintonía que exige el editor, cuando llegue a su madurez estoy seguro de que podremos ver obras realmente excepcionales, todo es cuestión de tiempo. O al menos esa es su esperanza de vida.

Creo que es lo más cerca de crear videojuegos que podemos estar sin realmente dedicarnos a esto. Tenemos el motor de creación pero todas las fases por las que pasa un desarrollo ahora dependen de nosotros. Si tenemos potencial, sin duda Project Spark es la herramienta para invertir cientos de horas y pulirlo. Pero si te parece poco interesante, es probable que cierres el juego antes de terminar el tutorial.

Pros

  • El motor de creación permite hacer cualquier cosa
  • Compartir creaciones y probar las de otros usuarios
  • Gratificante cuando creas algo bueno

Contras

  • Los menús resultan abrumadores
  • Requiere invertir muchas horas en el editor para conseguir algo bueno
  • Si no te gusta el aspecto creativo de los juegos, se hace pesado