Seguro que más de una vez te has encontrado con la situación de buscar un vuelo, acceder a un buscador y que luego resulte que el precio que este te muestra no tiene nada que ver con el precio final, mayores por la inclusión de diferentes cargos que inicialmente no se mostraban con el precio ofertado.

Pues bien, está practica por parte de aerolíneas y buscadores de vuelos se ha terminado, ya que el Tribunal de Justicia Europeo ha dictaminado que las búsquedas y reservas de vuelos en internet deben mostrar el precio final, sin que pueden cargarse después costes ocultos no mostrados inicialmente e implícitos al propio billete, es decir, no opcionales.

Esta sentencia viene motivada por una demanda interpuesta por la Unión federal de las centrales y asociaciones de consumidores de Alemania contra Air Berlin y su sistema de reserva electrónica en 2008. Parece ser que, una vez seleccionada fecha y aeropuerto de salida y destino, no se indicaba el precio final por persona para todas las opciones que aparecían en pantalla, sino solo las que consideraba Air Berlin, algo que, lógicamente, no se ajusta a derecho Europeo en materia de transparencia de los servicio aéreos:

El precio final que deba pagarse ha de precisarse cada vez que se indiquen los precios de los servicios aéreos, incluida la primera vez que aparezca en pantalla. Ello es así no sólo respecto del servicio aéreo seleccionado por el cliente, sino también respecto de cada servicio aéreo cuya tarifa aparezca en pantalla.

De hecho, el Tribunal de Justicia Europeo ha sido muy claro sobre esta práctica, y lo cierto es que es un gran noticia para usuarios y consumidores. Se terminaron las ofertas de vuelos a precios atractivos que luego resultan mucho más caros al momento de efectuar la reserva. Eso sí, esta decisión del TJUE no incluye los cargos opcionales (maleta extra, facturación VIP...) en los que pueda incurrir el usuario, sino aquellos que son exclusivamente del vuelo.