La tecnología OLED cada vez parece más lejana de ser una realidad en nuestros hogares, pero LG sigue apostando por esa tecnología que tan buena calidad de imagen ofrece. El problema es el gran costo que tiene fabricar estos televisores, lo que se traduce en un precio prohibitivo para la mayoría de los bolsillos. No es problema para LG, en el CES 2015 han presentado siete modelos de televisor OLED destinados a los clientes más exigentes.

Entre los modelos OLED encontramos pantallas planas tradicionales, curvas, flexibles y varios tamaños. Hay un modelo de 55" de pantalla plana, una de 65" de pantalla curva y, su flagship, de 77" con pantalla flexible (cambia de plana a curva con sólo presionar un botón en el mando a distancia). Hay además un modelo curvo de 55" y uno plano de 65", así que, mientras tengas dinero para pagarlas, podrás tener el televisor que desees en tamaño y forma, con la mejor calidad de imagen del mercado.

La calidad de imagen es el mayor argumento de compra, pero también están haciendo énfasis en la presentación sobre Web OS 2.0 y todos los proveedores de contenido como Netflix que ofrecerán streaming 4K en sus televisores y HDR en vídeo (que aseguran mejorar el contraste y color en las escenas que lo requieran) en todo el contenido en streaming que estará disponible en sus televisores.

La apuesta de LG es clara y arriesgada, quieren seguir produciendo OLEDs y aumentar su producción para lograr mayor cuota de mercado y mejores márgenes. Dudo que llegue a precios asequibles en un futuro cercano, pero sería un sueño casi hecho realidad ya que su contraste y calidad de imagen es increíble. Algo que el LCD está todavía lejos de ofrecer por la iluminación externa.