Es un secreto a voces que Jeff Bezos no está muy contento con el Fire Phone. Tampoco lo están los accionistas e inversores de Amazon; y es que según informa Fast Company se avecinan grandes cambios en el laboratorio de hardware de Amazon conocido como Lab126, un lugar del que han salido productos como el Fire Phone, el sistema similar a Siri 'Echo' y toda la división de Kindle, incluyendo las tablets con el fork de Android propio de Amazon. Es el sitio de pruebas de la compañía que cuenta con casi 3000 empleados y que según fuentes cercanas a Lab126 se ha convertido en un gigante inexplicable e inmanejable.

Por todo ello, parece que en Amazon tiene planes para adelgazar a su filial y evitar desastres como el del Fire Phone, cuyas pérdidas asociadas alcanzan los 170 millones de dólares, responsable de las pérdidas anunciadas en el trimestre que sumaban casi 437 millones de dólares y de las críticas de la mayor parte prensa y de un sector muy importante de los consumidores incluso en la propia tienda de Amazon.

En este sentido parece que las intenciones de la compañía son dar un voto de confianza en el I+D de Lab126 para que se centre en áreas más productivas siguiendo el camino que han tomado Apple y Google. Olvidarse de algo similar al Fire Phone. Olvidarse del 3D y de convertir todos los productos en un carrito de la compra.

De momento, la compañía no ha anunciado cuales son esos cambios ni cuando se producirán, pero lo cierto es que si quieren poner la Amazon al mismo nivel que Google y Apple en cuanto a terminales se refiere, ya pueden irse olvidando de convertir su terminal en un carrito de la compra aderezado con 3D, nada práctico para el día a día.