En el mundo de los smartphones hay muchos tópicos frecuentes. El tamaño es uno de ellos. Lo que ahora es considerado minúsculo, como puede ser la pantalla de un iPhone o de una HTC Magic, en 2007 era visto prácticamente como hoy vemos los Samsung Galaxy Note. Como todo en la vida, es cuestión de tiempo adaptar nuestros gustos. Cuando se lanzó el primer Note, me reí de lo absurdo del tamaño, pero a los dos meses tenía uno y estaba encantado. Sin embargo, surgió dentro de mí un debate que hasta hoy no había podido trasladar a la práctica.

Como vemos en el gráfico de @SomosPostPC, desde 2007, año en la que se introdujo el primer iPhone, hasta donde cuenta, 2014, hemos pasado de tener nuevos smartphones en el mercado de 3 pulgadas de media a tenerlos de 5, con una tendencia creciente en los últimos tiempos. Sin embargo, mi sensación es que, en la mayoría de casos, incluso en phablets, el mayor tamaño no trae ventajas en aprovechamiento del espacio en las interfaces móviles, sólo estira (de manera estética en algunos casos, horrible en otros) el contenido que siempre se ha mostrado. Algunos editores de Hipertextual tenemos desde hace tiempo ese debate entre plataformas, y 2015 es el año idóneo para tratar el tema en profundidad.

somospostpc

Y lo es porque finalmente 2014 ha sido el primer año desde 2007 en que los 3 principales sistemas operativos han tenido teléfonos en el mercado con un tamaño similar, debido a la aparición del iPhone 6, y sobre todo, del, inesperado antes de los rumores, iPhone 6 Plus. Ya podemos hacer un análisis en profundidad comparando las interfaces móviles de las tres principales plataformas con pruebas. Y aquí están las más objetivas que he podido conseguir, una comparación de navegación web y 3 de los más grandes servicios multiplataforma: Twitter, Facebook y Spotify. Todo ello, realizado en iPhone 6, Samsung Galaxy S3 y Nokia Lumia 830, similares en tamaño y en resolución..

Twitter

Twitter es, sin duda, el caso más extraño de todos dentro de las interfaces móviles que repasamos. Sobre todo, porque parece que los equipos de desarrollo de la aplicación oficial están prácticamente desconectados entre sí. En el caso de Windows Phone, simplemente hay un abandono brutal por la aplicación.

En primer lugar, e incomprensiblemente, la app de iOS es la única que muestra las pestañas más importantes como "Notificaciones" o "Cronología" en la parte inferior de la interfaz, donde son accesibles por la mano, ya que en un teléfono de 5" pulgadas como es el Lumia 830 no se alcanza bien esa zona.

En sentido contrario, iOS es la única plataforma que aloja el botón de redactar en la parte superior, algo que en un iPhone 6 Plus puede ser muy molesto de alcanzar salvo que usemos el modo dedicado para ello. En segungo lugar, la aplicación de Windows Phone, es la única en la que hacer swipe provoca cambiar entre pestañas relevantes como "Notificaciones", mientras que en las otras dos cambiamos entre "Inicio", "Descubre" y "Actividad", sin duda mucho menos consultadas

La aplicación oficial de Twitter nunca ha gustado demasiado, pero está claro que no todas las plataformas reciben el mismo cuidado.En lo que atañe estrictamente al aprovechamiento de la interfaz, decir que prefiero la manera en que lo hace iOS. Es la única aplicación que se puede permitir llenar la pantalla de botones, y aún así (sin cambiar la fuente de serie como en las otras dos) mostrar hasta 6 mensajes en mi caso. Con el tamaño de la fuente por defecto (en iOS está así), Windows Phone sólo puede mostrar tres tuits y medio, cortando el de Gabriela. Es inadmisible el gran tamaño de los iconos de paneles de esa aplicación y todo el espacio que deja arriba sin contenido alguno. Por no decir que nunca esconde los botones inferiores, que ayudaría a mejorar. En Android la pantalla queda demasiado vacía, sin botones para cambiar fácilmente o redactar. Sobre la versión de iOS, mi queja viene en que no oculta elementos al hacer scroll, como por ejemplo hace Safari.

Para que quede más clara la diferencia entre el mejor y el peor, aquí dejo una imagen que explica muy bien por qué el tamaño de pantalla por sí sólo no significa nada, y por qué creo que pese a que 3.5 pulgadas es un tamaño muy pequeño desde hace mucho, teléfonos como el 4S de la prueba han podido envejecer bien gracias a iOS.

Un iPhone 4S de 3.5
Un iPhone 4S mostrando el mismo contenido que un Lumia 830 de 5" (fuente al mínimo en el Nokia).

Es decir, pienso que un iPhone 3GS es mucho más usable a nivel de interfaz (que no de velocidad) que cualquier Android o Windows Phone con una resolución y tamaño similar.

Facebook

De Facebook hay menos que decir, y también es algo más subjetivo, aunque el resultado es similar: vemos más información en el iPhone 6 de 4.7 pulgadas que en el Galaxy S3 de 4.8. Aunque el iPhone tenga más densidad de píxeles y resolución, aquí lo relevante vuelve a ser la densidad de la interfaz de Android y el uso que hacen de ella los desarrolladores.

Fijémonos en la parte superior. En iOS el espacio que va desde el reloj hasta donde empieza la imagen de Hipertextual es mucho menor que en Android, mientras que en Windows Phone directamente se oculta, lo cual me agrada. Más allá de eso, la aplicación de iOS es la única que muestra todos los elementos principales hasta la foto, mientras que en Android, "se come" las fotos, y en Windows Phone directamente omite el cuadro con nuestro sello, "La intersección de la tecnología, la ciencia y las humanidades".

En esta segunda imagen comparativa, la cosa se iguala mucho más, mostrando las tres interfaces móviles casi la misma información. iOS en este caso es penalizada por no ocultar el panel inferior, al igual que ocurría en Twitter, y la versión de Android queda muy vacía, sin posibilidad de acceder a más funciones que a "Búsqueda", y con más espacio en blanco entre el contenido y el mensaje de "Publicaciones por página".

En Windows Phone, el gran defecto, que para mí la hace perdedora es que la foto del artículo se queda en miniatura, obligándote a entrar a la web Hipertextual para ver el contenido (gracias, Microsoft). Tanto en esta última versión, como en Android, podemos hacer swipes laterales para movernos, mientras que en iOS tendremos que acudir a los botones inferiores.

Spotify

De las tres apps analizadas, Spotify es la que cuenta con un diseño más homogéneo entre iOS y Android. De nuevo, vuelve a ganar la versión del sistema operativo de Apple, mostrando dos canciones más que su correspondiente en Android, gracias, sobre todo, a un uso de fuentes y paneles más pequeños. En Windows Phone la interfaz, resulta, de nuevo, un despropósito. Nos encontramos con una versión antigua, y que tiene mucho más espacio sin información desde la parte superior hasta la primera canción mostrada. Pese a tener una pantalla más grande y resolución similar, el Lumia 830, muestra 3 canciones menos que iOS y 2 que Android. A ver si Spotify es capaz de llevar una versión más renovada a Windows Phone, porque en el resto de plataformas en una de las mejores interfaces móviles que encontramos en el mercado.

Navegación web

El caso que más empatado veo entre iOS y Android. Desde el punto de vista de lo que se quiere mostrar, Android es capaz de enseñar las notificaciones, aunque perdemos el conocimiento de la página en que nos encontramos (por suerte vuelve con un mínimo gesto de scroll). En Windows Phone me resulta horrible que no haya un modo a pantalla completa que esconda la barra inferior, y que ésta, pese a estar ahí inmóvil, no contenga más botones útiles. De Safari en iOS me gusta que con un leve scroll, aparecen los controles de navegación en la parte inferior, que en el caso de Android quedan escondidos en la opción de menú, demasiado arriba y que de nuevo cuesta alcanzar en modelos más grandes que el "anciano" Galaxy S3 con el que hacemos la prueba.

El caso de Android: un problema viejo en el tiempo que se repite

Se podría pensar que Android sale perjudicado porque las pruebas se han hecho en un Galaxy S3, pero no, ese no es el problema. De hecho, tengo un OnePlus One al lado (que no entra en la prueba por tener una pantalla de 5.5 pulgadas) y el resultado es igualmente desalentador. Con la interfaz sin modificar con acceso root, muestra la misma información que el Galaxy S3, aunque más grande. Modificándola, mejora mucho lo presentado por el iPhone 6 en todas las aplicaciones. Soy capaz de ver mas tuits, más canciones y más publicaciones en Facebook, aunque reconozco que el tamaño de la fuente se reduce demasiado y mucha gente no lo verá adecuado.

"Pero Lollipop y Material Design se basan en la limpieza y en poner el foco en el contenido, seguro que mejoran..."

No, no mejoran. Y de hecho, muestran que no sólo hay desinterés en desarrolladores de terceros, sino en la propia Google. En la imagen de abajo podemos ver los dos paradigmas de diseño recientes en Android en una app estrella, Gmail. A la izquierda tenemos lo que se conocería como Holo, aunque un poco particular, y a la derecha, el tipo ideal de Material Design.

¿Qué veo de malo en el aprovechamiento de la nueva interfaz?

En primer lugar debo decir que me encanta Lollipop y esta nueva guía de diseño, me parece espectacular y en el Google I/O sentí un hype enorme. Pero como todo, no es perfecto.

Lo primero que me chirría es que la zona roja superior de Gmail Material es más grande que la zona gris, donde en Holo en KitKat y anteriores encontramos la barra de estado en color negro que he borrado para que se pueda comparar mejor. En Lollipop me parece mucho más bonita, pero no entiendo el aumento de tamaño, si además tiene menos botones (cosa que agradezco que se integre de manera flotante, se alcanza mejor, aunque puede ocultar contenido).

La zona roja ha crecido un 8% desde Holo (donde era gris) a Lollipop, es decir, que hay menos densidad de contenido. No le encuentro el sentido a esto, cuando ya había críticas. La estética no está reñida con el uso que hacemos de ella, y mientras que Material Design da en mi opinión muchas lecciones a Holo, aún hay mucho trabajo por delante en otros aspectos, lo cual tiene sentido, porque acaba de nacer.

El segundo punto que chirría. Increíblemente, se ven menos mensajes en la nueva app. ¿Foco en el contenido? No, quizá más foco en menos contenido. Los mensajes son un 20% más largos en Material Design, lo que hace que en nuestro ejemplo, quepan casi dos mensajes menos que en Holo. ¿Menos saturación de contenido? Puede ser, pero los títulos son más pequeños, con lo que costará algo más verlos, y el texto del mensaje previsualizado, si es algo mayor.

En general, prefiero lo que veo en Material Design, pero el manejo del espacio me parece desastroso, aunque sea por detalles ínfimos. Entiendo que lo son, pero que desde el punto de vista del diseño, no hay motivos que hagan necesaria una barra roja (o azul, o verde, o amarilla) vacía tan grande.

Conclusiones

La más clara: ninguna plataforma me gana personalmente. Pese a que veo que iOS tiene interfaces algo más cuidadas y aprovechadas, creo que se podría estirar mucho más. En el caso de Android lo tengo claro, es un desastre, y es algo que podemos ver si comparamos una interfaz modificada con una de serie, como hice en el análisis del Nexus 6, cuya prueba dejo a continuación. Sabiendo que puede ser mucho mejor que el iPhone, me horroriza ver teléfonos con las interfaces gigantescas en pantallas de 6 pulgadas. Respecto al tema de las resoluciones y densidades os dejo varios enlaces:

Izquierda: interfaz modificada. Derecha: interfaz de serie.
Izquierda: interfaz modificada. Derecha: interfaz de serie.

Creo que los smartphones de gran tamaño están ya tan consolidados, que ha llegado el momento de que se creen nuevas interfaces para ellos, o se modifiquen las actuales, a la par que se hace con la esencia del diseño. Respecto al tercero en discordia, tengo pocas esperanzas.

Ninguno de los tres ejemplos de aplicaciones que he dado representan un gran diseño en Windows Phone, pero simplemente me parece muy indicativo y esclarecedor de su estado que ése sea el trabajo que haya llevado a cabo la propia Microsoft desarrollando la app de Facebook, Twitter con la suya (que incluso antes de ser abandonada ya adolecía de todos sus problemas) o Spotify. Creo que la última opción que les queda para añarar cuota de mercado (además de grandes productos como el Lumia 435 es que los desarrolladores vean con buenos ojos la convergencia que va a traer Windows 10. Modern UI era rompedora en 2010, y hoy es una más, original, pero una más. Una que adolece más que la interfaz de Gingerbread en 2011 o la de iOS en 2013.

Dínamo

Dínamo es el nuevo podcast de Hipertextual donde hablamos, discutimos, analizamos y nos obsesionamos con Apple.