Tres años. Más de tres años han pasado desde que Google entregase emails e información personal perteneciente a sus empleados al gobierno de EE.UU por una orden judicial secreta de un tribunal federal sin notificárselo a sus titulares. Ahora, parece que han sido Wikileaks los que han remitido un escrito al presidente ejecutivo de Google, Eric Schmidt, para pedir explicaciones sobre las razones que obligarion a la compañía del buscador a entregar estar información sin informar a Wikileaks durante más de tres años.

En este sentido, parece que en Wikileaks se sienten sorprendidos por que Google esperase más de tres años para notificar a sus usuarios y potencialmente privarlos de su capacidad para proteger sus derechos sobre "privacidad, asociación y libertad de intromisiones ilegales". En esta carta, remitida por el abogado de WikiLeaks, Michael Ratner, del Centro para los Derechos Constitucionales, solicita a Google a la lista de todos los materiales que proporcionó al FBI, de los que apenas tienen constancia sus titulares.

Lo más grave de todo es que según parece, Ratner preguntó a Google si no hizo nada para desafiar las órdenes y si todavía tiene algo que divulgar, puesto que parece que previamente había una orden de silencio respecto a la solicitud de datos de los empleados de Wikileaks. El problema, tal como apunta la Unión Americana de Libertades Civiles, las órdenes eran sorprendentemente amplias y suponían una información y vigilancia más amplia de la que es habitual, solicitando desde los datos de IPs, teléfonos, hasta emails y datos adyacentes de los remitentes.

Parece que tres años después el asunto de Wikileaks sigue trayendo cola, y ahora, con estas acusaciones a Google del Centro para los Derechos Constitucionales y de Unión Americana de Libertades Civiles, las cosas pueden seguirse complicando desde el momento en que todavía no se han remitido la lista completa de información solicitada y entregada por Google.

👇 Más en Hipertextual