Es algo que venimos denunciando desde 2010. Samsung siempre lleva al mercado los smartphones con las mejores especificaciones, pero siempre acaba sucediendo algo que hace que aunque su rendimiento bruto sea bueno, en los pequeños detalles del día a día su fluidez deja mucho que desear, como vimos por última vez en el análisis del Note 4. Lo bueno es que conocemos la causa del problema: la sobresaturación de aplicaciones y modificaciones que Samsung añade a la versión más pura de Android. En ese sentido, todos deseamos que la situación cambie con el Samsung Galaxy S6, y parece que así va a ser, según informa Sammobile.

El bloatware es, desde el Galaxy S1, el gran lastre de los SamsungSegún el conocido blog de noticias y firmwares de Samsung, la nueva versión de TouchWiz que Samsung presentará en el Samsung Galaxy S6 se acercará a los niveles de fluidez que encontramos en los Motorola (hay que recordar que el Moto E ejecutaba algunas tareas más rápido que el Galaxy S5) o en los Nexus de Google, y la manera de hacerlo será hacer una limpieza de aplicaciones preinstaladas con el sistema. Sin embargo, ello no supone que dejarán de existir, sino que serán opcionalmente descargables desde su tienda de aplicaciones o desde el Play Store, como actualmente hace HTC. Y es que como los taiwaneses o Sony han demostrado, no es tanto basarse en un Android puro, sino en añadir funciones o servicios sin lastrar el rendimiento.

Esto no quiere decir que vayan a eliminarse todos los añadidos de Samsung, ya que gran parte de ellos forman parte de la experiencia que Samsung quiere brindar con TouchWiz, y el Samsung Galaxy S6 llegará con funciones tan buenas y bien integradas como la multiventana. Los tiros van más bien en el sentido de eliminar S Voice o S Translator, funciones o servicios que pocos usuarios acaban utilizando. Si ya el Galaxy S5 trajo un TouchWiz renovado y más ligero, el del Samsung Galaxy S6 promete traer, al menos funcionalmente, la experiencia que esperamos desde 2010. Todo esto debería ayudar a los surcoreanos a levantar el vuelo, que como ayer vimos en sus resultados financieros trimestrales, no se encuentra en su mejor momento.