Los movimientos que están haciendo todos los fabricantes por posicionarse dentro del nuevo tablero de juego en el que el protagonista es la electricidad son cada día más interesantes. Por una lado, comienza a haber movimientos de acercamiento hacia diferentes planteamientos (híbridos, híbridos enchufables, eléctricos...) y por otro, los fabricantes se han dado cuenta que deben controlar lo más posible todo el proceso de producción para evitar que la competencia consiga jugosos acuerdos de exclusividad.

Esta técnica es la más empleada. A golpe de talonario se puede acceder a la tecnología de una empresa para poder ayudar a su desarrollo y además, se consigue que las últimas novedades se instalen lo antes posible en sus vehículos. Imaginar que cada fabricante desarrollase su propia batería con su propia tecnología, etcétera. El gasto sería muy elevado y ahora mismo no están para eso, por tanto, es preferible beneficiarse del desarrollo externo pero sin perder posiciones por ello.

La promesa de los 300 kilómetros de autonomía homologada está un poco más cerca. El objetivo real será que tengamos 200 kilómetros en condiciones reales de conducción.

Ford ha confirmado, junto a fabricantes de la talla de Fiat, Chrysler y General Motors, su apuesta por una pequeña compañía llamada Seeo, que ha prometido baterías con una densidad de 300 Wh/kg para 2015 y alcanzable en un año más la ansiada cifra de 400 Wh/kg. Esta empresa ya recibió una inyección de 17 millones de dólares de parte de Samsung, una cifra que contrasta con los 300.000 aportados ahora por estas tres citadas empresas.

La compañía no ha desvelado ningún detalle sobre el plan para cumplir con esta promesa aunque seguro que para que estas cuatro compañías hayan invertido, algo han tenido que ver. Tan solo conocemos el nombre de la tecnología detrás de sus baterías, DryLyte, y que usan un electrolito polimérico propio.

¿Cumplirán lo prometido? Como usuarios solo podemos esperar a que alguno de estos fabricantes anuncie en los próximos años, la llegada de modelos compactos con 300 kilómetros de autonomía.