Desde hace 9 años, el 28 de enero se celebra el Data Privacy Day o Día de la Privacidad, como parte de una iniciativa internacional cuyo lema es el respeto de la privacidad, y la protección de los datos. Esta celebración busca crear conciencia entre las masas promoviendo las mejores prácticas disponibles para que seamos capaces de cuidar nuestra información, tanto a nivel empresarial como entre todos los individuos que accedemos a la red. El principal objetivo es el de educar a la población sobre la importancia que tiene la protección de nuestros datos en linea, especialmente en redes sociales, donde todos tan alegremente compartimos los detalles de nuestras vidas.

Numerosas organizaciones en los EEUU y en Europa han formado alianzas para abrazar al día y enfatizar la necesidad que existe de analizar el impacto a largo plazo que tendrá para todos los consumidores le recolección indiscriminada de datos que se ha llevado a cabo por años.

Este día cobra especial importancia cuando miramos las revelaciones de los últimos años sobre el alto nivel de vigilancia gubernamental que existe actualmente, y como en especial el gobierno norteamericano y su Agencia de Seguridad Nacional tienen ojos espías en las comunicaciones de ciudadanos tanto ajenos como foráneos. Es gracioso que entre los principales promotores del Día de la Privacidad se encuentren organizaciones gubernamentales que se aprovechan de esa vigilancia, y empresas de tecnología que recolectan todos nuestros datos con fines lucrativos.

Todo lo que hacemos en Internet es rastreado

Tal vez no valores tu privacidad hasta que tus selfies desnudo aparezcan en Internet, o hasta que alguien robe los datos de tus tarjetas de crédito, o hasta que tus conversaciones privadas sean leídas por desconocidos, pero la verdad es que, probablemente, todo esto ya haya pasado y ni tan siquiera te diste cuenta.

Nos hemos acostumbrando a pagar todos esos servicios "gratuitos" con nuestros datos en lugar de dinero.

Cualquier sitio web que visites desde un navegador como Google Chrome, por ejemplo, es rastreado por Google para mostrarte anuncios basados en tus gustos y en los sitios que visitas. Incluso si no usas Google Chrome, otros como Internet Explorer y Safari llevan a cabo un rastreo similar, solo Firefox no se encarga de recolectar todos y cada uno de tus movimientos en linea con algún propósito comercial.

No solo los navegadores rastrean tus moviemientos, hay sitios web que también lo hacen, para eso utilizan las famosas cookies. Aunque hay cookies "buenas" y cookies "malas", el objetivo principal de estas es identificarte como visitante para que puedes navegar por un sitio web más rápido y conservando ciertas preferencias personales, prácticamente todas las webs usan cookies. El problema está en que algunas pueden ser usadas para otras cosas, como rastrear todos tus hábitos en linea, ciertos elementos de una web pueden insertar cookies que te van a rastrear sin que siquiera tengas idea. Ya sabes cómo Amazon adivina qué es exactamente lo que querías comprar ahora.

Tal vez no lo sepas, pero si usas el correo de Gmail, Google se encarga de escanear el contenido de todos los correos que envías y recibes para mostrarte publicidad. Tal vez no te moleste porque no se trata de una persona leyendo tus correos, sino de un sistema automatizado creado con el propósito de detectar patrones para identificar tus gustos, pero sigue siendo una invasión a la privacidad.

Todos esos servicios "gratuitos" que usamos para almacenar archivos en la nube, todas las redes sociales donde compartimos fotos y momentos de nuestras vidas, se encargan de recolectar nuestros datos y de almacenar nuestros archivos bajo una simple cláusula de "podemos hacer lo que queramos con su información siempre que lo consideremos necesario". Nos hemos acostumbrando a pagar con nuestros datos en lugar de dinero, y es por esto que una de las empresas más grandes y ricas del mundo en la actualidad es Google, porque saben que la información es valiosa y han sabido aprovecharse de cómo todos estamos dispuestos a intercambiar la nuestra por un par de apps bonitas.

¿Cómo protejo mi privacidad?

No debemos renunciar a nuestro derecho a la privacidad tan fácilmente, tengamos o no cosas que ocultar.

Hay muchas maneras de proteger nuestros datos cuando accedemos a Internet, ya sea creando nuevos hábitos de navegación, o tomando medidas más drásticas si queremos pasar al anonimato. La mayoría de las personas cometen el error de pensar que si no la deben no la temen, cuando se trata simplemente de no renunciar a nuestro derecho a la privacidad tan fácilmente tengamos o no cosas que ocultar, estamos en nuestro legitimo derecho y obligación de oponernos a que se usen nuestros datos sin permiso.

Podemos empezar por algo sencillo, cambiar el navegador que usamos por Mozilla Firefox. ¿No quieres usar Firefox? Instala Do Not Track Me (ahora llamado Blur) o Ghostery en el que uses, al menos esto evitará el rastreo por parte de terceros en los sitios que visitas, y con estás herramientas puedes ver quién te está rastreando. La función de "no rastrear" que incluyen la mayoría de los navegadores populares realmente no es tal cosa, los sitios web pueden elegir si seguirte o no de todas formas simplemente no haciendo honor a la política porque no les conviene. Desde un dispositivo móvil puedes usar Disconnect.

Si te atreves dejar de vivir sin Gmail, puedes leer sobre estas alternativas de correo seguro al email de Google.

Si quieres proteger tus archivos, puedes utilizar alguna herramienta de cifrado. En Bitelia recomendamos éstas cinco.

Utiliza un buscador alternativo a Google, como DuckDuckGo, y si te parece que sus resultados no son tan buenos, no te preocupes, puedes usar la búsqueda de Google desde DuckDuckGo gracias a loa bangs! pero evitando el rastreo.

Usa HTTPS EveryWhere, una extensión que fuerza las conexiones seguras en casi todos los sitios que visites. Algo sumamente importante y que todos deberíamos hacer SIEMPRE.

Cuando nos conectamos a una red WiFi pública hay varias medidas que podemos tomar para asegurar nuestros datos, puedes leer nuestros consejos aquí. El uso de un VPN también es altamente recomendable para cifrar todo nuestro tráfico y ocultar nuestra identidad cuando navegamos, existen una gran cantidad de servicios excelentes por precios muy accesibles, así como alternativas en servicios de VPN gratuitos para proteger tu privacidad.

Por último si quieres ir completamente a oscuras, puedes utilizar la distribución Tails para navegar la web de forma anónima. Pero no olvides que lo que compartas en Facebook, Instagram u otras redes sociales no lo puedes ocultar de nadie realmente, solo el sentido común y la responsabilidad personal de cada uno pueden evitar que nuestra información sensible sea aprovechada por otros.