Nos hemos acostumbrado a que los coches que se comercializan actualmente, incluso compactos o utilitarios, hacen gala de una dotación tecnológica muy elevada enfocada a hacer más fácil la tarea de conducción. Cuando digo más fácil me refiero también a más sencilla. Una de las más cómodas, y que tengo que decir, echo de menos en mi coche, es el control de crucero adaptativo. Un sistema que, mediante radares, permite al conductor programar una velocidad deseada de crucero pero también una distancia de seguridad con el coche que nos precede.

El control de crucero adaptativo frena el coche en caso de que la distancia de seguridad sea inferior a la ordenada desde la palanca, ofreciendo una seguridad a los ocupantes mucho más elevada que si solo marcamos la velocidad, como hacemos muchos conductores. De esta manera, tenemos la tranquilidad de que en caso de frenada de emergencia, o de una simple retención, el coche va a ayudarnos.

¿Qué sucede si algún vehículo se interpone entre el que nos precede y nosotros?

control de crucero adaptativo

En los vehículos equipados con un sistema de control de crucero adaptativo, cuando se detecta que no se respeta la velocidad se frena al vehículo. Si de una forma repentina un automóvil decide interponerse entre el vehículo que nos precede y nosotros, el coche pega un frenado de importancia, para seguir manteniendo esa distancia de seguridad. Esta acción puede suponer un problema para el coche que circula justo por detrás de nosotros, ya que no espera un frenazo ante esa situación.

En 2015 llegará al mercado la siguiente generación del control de crucero adaptativo. El cambio afecta a este ligero error que te acabo de describir y que he sufrido en numerosas ocasiones cuando he probado algún coche equipado con este dispositivo.

El control de crucero adaptativo supone un nuevo añadido en materia de seguridad.

El sistema hace uso de un radar y una cámara situados en el frontal del vehículo y los radares que están equipados en los laterales para avisarnos de objetos en el ángulo muerto. Con un potente algoritmo, esta nueva versión del control de velocidad adaptativo es capaz de identificar los vehículos que nos están adelantando para determinar si uno de ellos se interpone entre el coche que nos precede y nosotros. Si se produce esta situación el coche no frenará bruscamente sino que lo hará de una forma suave hasta recuperar la velocidad inicial. El conductor, al igual que cuando no respetamos la distancia de seguridad con el vehículo que circula por delante de nosotros, recibirá una alerta visual en el cuadro de instrumentos.

Honda ha sido la encargada de presentar este dispositivo, pero lo veremos en los próximos vehículos de casi la totalidad de fabricantes en los próximos años, justo cuando toque la presentación de los restylings de los actuales modelos.

👇 Más en Hipertextual