El cambio climático es un tema escabroso. Y hoy día, más aún, lo que no ha impedido que Barack Obama, el presidente de E.E.U.U., lo haya denunciado abiertamente en defensa tanto del país como del resto del mundo.

Según las palabras de Obama para el congreso anual de los Estados de la Unión, el cambio climático "es uno de los mayores peligros a los que nos enfrentamos y cuyas consecuencias serán sufridas por las siguientes generaciones". Estas palabras tienen una gran importancia ya que suponen una queja de manos de una de las figuras más representativas del mundo moderno. De esta manera podemos ver como el cambio climático y sus consecuencias van tomando importancia, cada vez más, mientras el desagradable debate va decantándose poco a poco hacia un lado.

Estados Unidos contra el cambio climático

Lo cierto es que Estados Unidos parece haberse concienciado de una manera asombrosa durante los últimos años. Con el gobierno de Obama, a pesar de las muchas críticas que se le pueden hacer a su gestión, se han tomado varias e importantes medidas en contra del cambio climático. En primer lugar, precisamente, el identificar el problema. Hace un tiempo el debate se centraba en si el cambio climático existía o no. Con discursos como los de Obama queda claro que está ahí y sus consecuencias pueden ser funestas.

Ahora la comunidad científica centra su atención en ver qué causas pueden provocarlo y cuáles de ellas tienen origen humano. El debate sigue muy candente en este punto. Es gracioso que países como Estados Unidos declaren públicamente el peligro que supone el cambio climático mientras que en otros tales como España todavía hayan sectores del gobierno, públicos, que pretenden negarlo a pesar de las evidencias científicas. Por su parte, Estados Unidos no solo Todavía hay sectores que pretenden negar el cambio climático a pesar de las evidenciasse ha limitado a declarar en contra del cambio climático, un hecho muy fuerte, como explicábamos.

Además de eso varias son las propuestas y medidas que pretende tomar el país. Entre ellas se encuentra la reducción en la emisión de gases, extracción de petróleo y otros combustibles. O al menos esa es la intención. Además, Estados Unidos cerraba hace poco un acuerdo internacional con China para colaborar en la reducción mutua de la emisión de gases. La batalla ganada, por ahora, contra el oleoducto de Keystone, que uniría Canadá con E.E.U.U. en una gigantesca vía, es también un símbolo de cambio para el país. "Menos combustibles, fósiles, más soluciones, un mundo mejor", parece decir el mensaje.

Pero el debate continúa

¿Qué es el cambio climático? El problema principal y motivo real de las primeras polémicas es que el cambio climático es difícil de identificar. Bueno, eso y la desinformación, que abunda en estos temas. Tanto en consecuencias como en causas. Pero el cambio climático está ahí, sin duda. Así se ha observado en los últimos años. Otro factor que dificulta la discusión es que el planeta, en sí, tiene tendencia a variar cíclicamente su clima de manera natural. Nosotros llamamos cambio climático a una variación que no El cambio climático supone la desaparición de ecosistemas al completo, menos comida o cambios graves en la economíacorresponde, por intensidad, velocidad o consecuencias (y posibles causas) al ciclo natural del planeta.

Por desgracia esto supone muchísimos problemas: desaparición de especies, menos comida en algunas áreas, descenso de la calidad de vida, cambio en la economía de un país entero y muchas cosas más. Con la variación de apenas un par de grados, lo que es una barbaridad, un ecosistema completo podría desaparecer. Algunas de estas consecuencias ya las estamos viviendo, por ejemplo, en el sur español, donde la desertificación ha ido creciendo durante los últimos 50 años a un paso inexorable. Otros efectos son más complicados de relacionar, como el hecho de que 2014 haya sido "el año más cálido" en mucho tiempo. Pero las evidencias y la intuición apuntan en la misma dirección. Algo está cambiando.

Qué "culpa" tiene el hombre de ello es lo que realmente genera polémica hoy día. Otro tema a debate es si tiene o no tiene solución. Y en el caso de que así sea, qué tenemos que sacrificar y si esto merecerá la pena. La emisión de gases está en el punto de mira como uno de los factores principales del cambio climático. Pero no es el único. El desarrollo de una economía energética distinta, la educación de la sociedad, nuevas fuentes de alimentación y una concienciación global y no local, parecen los puntos imprescindibles si queremos salir del problema airosos. Los discursos como el de Obama son un comienzo muy positivo, pero hay que seguir adelante informando a la gente y haciendo que todos seamos conscientes del problema.